Teruel
Suscríbete por 1€

patrimonio

La ruta turística del Camino de los Almorávides arranca con cinco actuaciones patrimoniales en Teruel

Alfambra, Perales, Orrios, Fuentes Calientes y Peralejos acondicionan lugares de interés en el trayecto del ejército musulmán que fue destruido en 1120 en Cutanda.

El castillo de Alfambra, uno de los principales hitos del Camino de los Almorávides.
El castillo de Alfambra, uno de los principales hitos del Camino de los Almorávides.
Heraldo.es

La Comarca Comunidad de Teruel contará en los próximos meses con las cinco primeras actuaciones para hacer realidad el Camino de los Almorávides, un proyecto turístico y cultural que pretende seguir la ruta que recorrió el ejército almorávide que en 1120 se enfrentó en Cutanda con las tropas de Aragón en una decisiva batalla ganada por los aragoneses. Los primeros puntos de interés se acondicionarán en Peralejos, Alfambra, Orrios, Perales de Aflambra y Fuentes Calientes.

El Camino de los Almorávides, de 70 kilómetros, seguirá los pasos del ejército musulmán en sus tres últimas jornadas de avance antes del combate. Tendrá su punto de partida en la capital turolense para desembocar en Cutanda, la pedanía de Calamocha que acaba de estrenar un centro de interpretación sobre el episodio bélico de hace nueve siglos. A las actuaciones promovidas por la Asociación para el Desarrollo Integral de la Comarca de Teruel (Adricte) en Alfambra, Perales, Orrios y Fuentes Caleintes, se suma una intervención municipal y de la DGA en Peralejos para acondicionar para la visita varias cuevas andalusíes.

Los proyectos que ponen en marcha el Camino consisten en excavaciones arqueológicas y señalización en Peralejos, Alfambra, Orrios y Perales del Alfambra. Una quinta intervención consistente en adecuar el molino harinero de Fuentes Caliente como centro de interpretación de toda la ruta. La financiación procederá, principalmente, del programa Leader que desarrolla Adricte, salvo en el caso de Peralejos.

El proyecto turístico, promovido por el historiador Rubén Sáez y el arqueólogo Javier Ibáñez, tiene potencial como reclamo para los visitantes, como indicó el gerente de Adricte, Francisco Guillén, que destaca también su vertiente de recuperación del patrimonio histórico. Añade que el Camino de los Almorávides dinamizará el turismo comarcal y se vinculará con otro proyecto que también pretende aprovechar la historia como recurso, el Territorio Motegaudio, que promueven Celadas, Escorihuela y Camañas.

La propuesta del Camino ha estado precedida de una labor de investigación y prospección sobre el terreno que ha permitido localizar lugares de interés arqueológico o monumental con una separación máxima de 3,5 kilómetros entre Teruel y Cutanda, como explica Rubén Sáez. Entre los elementos inventariados hay restos de castillos, cuevas que estuvieron habitadas, alquerías o poblados del periodo andalusí.

Uno los recursos más destacados de la ruta es el castillo de Alfambra, un referente monumental, y los valles de los ríos Alfambra y Pancrudo, como atractivos paisajísticos. Uno de los elementos más singulares son las numerosas cuevas andalusíes dispersas por la zona, entre las que sobresale el complejo de Villalba Baja, con 50 oquedades habitadas desde el siglo XI hasta la Guerra Civil.

Para divulgar este nuevo recurso, en los próximos días se presentará material publicitario, como folletos y trípticos informativos. El historiador explica que su proyecto contempla actuaciones "en cada pueblo" del recorrido, lo que incluye desde excavaciones arqueológicas a restauraciones. A su juicio, el proyecto "tiene mucho potencial".

Rubén Sáez –derecha– y Javier Ibáñez, en las cuevas de Villalba, asociadas al Camino de los Almorávides.
Rubén Sáez –derecha– y Javier Ibáñez, en las cuevas de Villalba, asociadas al Camino de los Almorávides.
Jorge Escudero

Las primeras realizaciones, que deberán estar ejecutadas antes del próximo agosto, consisten en la excavación y señalización de las ruinas del castillo de Perales del Alfambra –adosadas a la iglesia parroquial–, de la ermita de San Miguel de Orrios –la parroquia de un despoblado medieval– y del castillo de Alfambra. El molino harineo de Fuentes Calientes se acondicionará como centro de interpretación con una exposición permanente. En total, se invertirán 30.033 euros en este primer paquete de intervenciones, de los cuales el Leader financia el 80% y los ayuntamientos el restante 20%.

Al margen del proyecto Leader, el Ayuntamiento de Peralejos y la DGA financian una intervención para hacer visitables varias cuevas de los cuatro conjuntos cavernícolas que estuvieron habitados en el municipio. Rubén Sáez y Javier Ibáñez trabaja en un inventario de todas las cavidades del valle del Alfambra que estuvieron habitadas en la Edad Media.

Del valle del Guadalquivir a Cutanda

Un ejército almorávide surgido al calor de la ‘yihad’ predicada por ulema Al-Sadafi partió del valle del Guadalquivir para enfrentarse a las tropas de Alfonso I en Cutanda en 1120. El contingente musulmán, formado por 5.000 jinetes y 10.000 infantes, se adentró a partir de Tirwal –el antecedente musulmán de Teruel– por los valles del Alfambra y el Pancrudo para librar el choque decisivo, que selló el control aragonés sobre el valle del Ebro.

Las fuentes cristianas indican que perecieron los 15.000 guerreros enemigos y que los aragoneses capturaron 2.000 camellos como parte del botín. La ruta entre Teruel y Cutanda se cubrió en tres jornadas de marcha. Los investigadores han reconstruido el trazado del camino a través del estudio de yacimientos islámicos y de vestigios en la red viaria y en la estructura parcelaria actuales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión