Teruel
Suscríbete

Sarrión

La granada italiana que amputó tres dedos de la mano a un pastor de Sarrión es del mismo tipo que en 2013 dejó dos malheridos en Teruel

Es del modelo Breda, utilizado durante la Guerra Civil por el bando franquista.

La ermita de la Santa Cruz, en el paraje donde se registró la explosión de una granada que hirió a un pastor.
La ermita de la Santa Cruz, en el paraje donde se registró la explosión de una granada que hirió a un pastor.
Javier Escriche

Un pastor marroquí de 23 años, S. B., sufrió la amputación de tres dedos de una mano como consecuencia de la explosión accidental de una granada abandonada de la Guerra Civil el pasado 18 de marzo en Sarrión. El estallido se produjo, según informó la Guardia Civil, cuando el trabajador, que permanece ingresado en el hospital Miguel Servet de Zaragoza, manipuló el artefacto. Se trata de una granada italiana Breda, del mismo tipo que el 18 de septiembre de 2013 provocó al detonar accidentalmente heridas de extrema gravedad a un joven de Teruel, Alberto Villalba, y lesiones graves a su padre, Tomás.

La explosión de Sarrión se registró cerca de la ermita de la Santa Cruz al poco tiempo de que el pastor sacará el ganado del corral. El paraje, a dos kilómetros del pueblo, está acondicionado con mesas de pic-nic y es frecuentado por los vecinos para comidas campestres, en especial en mayo, cuando se celebra una romería.

El herido y su padre trabajan como pastores para un ganadero de Sarrión que, según informó a la Guardia Civil, recibió una llamada del progenitor de S. B. en la que le dio cuenta del accidente y de que su hijo había sufrido la amputación de tres dedos de una mano. Cuando el empresario se personó en el lugar del siniestro, encontró a la víctima quien, al ser preguntada por lo ocurrido y debido a que apenas maneja el español, respondió con un expresivo "pum" para dar entender una explosión. El propietario del rebaño acompañó al herido a la carretera más cercana para que recibiera la atención del personal sanitario de una ambulancia del 061 que él mismo había alertado.

El herido declaró que uno de los perros que utilizaba para manejar el ganado le acercó la granada que provocó el accidente, aunque el patrón cuestionó esta versión. El término municipal está salpicado de artefactos explosivos abandonados desde la Guerra Civil debido a los intensos combates que libraron en la zona. Una fuente cercana al ganadero añadió que las obras de construcción de un área regable para la truficultura en el municipio están generando un movimiento de tierras que pudo desenterrar la bomba.

A raíz del accidente, la Guardia Civil ha reiterado su llamamiento a que en caso de que alguien se tropiece con un explosivo de la Guerra Civil no lo toque "en modo alguno" para prevenir un estallido accidental. La Benemérita recuerda que en la provincia es frecuente la aparición de artefactos de aquel periodo. Añade que, a pesar del aspecto oxidado y deteriorado que pueden presentar, los obuses y bombas conservan su potencial explosivo. Alerta de que, como en el caso de la granada Breda –de aluminio y color rojo–, algunos de estos explosivos "son fácilmente confundibles con envases o recipientes actuales".

La Guardia Civil recuerda que, en caso de tropezarse con una bomba, se señalice el lugar y se avise a las fuerzas de seguridad para su retirada y eliminación controladas. Aclara que estos objetos no explotan espontáneamente. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión