Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Teruel

Los hermanos acusados de matar y emparedar a su madre en Pozondón, condenados a 16 y 8 años de prisión

El tribunal estima la agravante de parentesco y la atenuante de arrebato. Les impone 6 meses más de cárcel por percibir la pensión de la mujer muerta

Teruel
Pedro Blasco, de 49 años -el pasado 18 de febrero en la Audiencia- ha sido condenado como autor del crimen.
Jorge Escudero

La Audiencia de Teruel ha condenado a los dos hermanos de la localidad turolense de Pozondón acusados de matar y emparedar a su madre, Pedro Blasco, de 49 años e Isabel Blasco, de 51a 16 y 8 años de prisión, respectivamente. El tribunal, que debía precisar la pena a imponer a los dos procesados después de que un jurado popular los declarara culpables el pasado 18 de febrero, considera a Pedro como autor material del asesinato y a su hermana como cómplice del crimen. Estima para ambos la agravante de parentesco, pero también la atenuante de arrebato u obcecación.

Además, les impone otros seis meses de cárcel a cada uno de ellos por un delito de fraude a la Seguridad Social, pues los dos hermanos siguieron cobrando la pensión de jubilación de su madre después de muerta durante dos años, hasta que el crimen fue descubierto en junio de 2019. Ambos deberán indemnizar conjuntamente a Bankia con 30.755,67 euros -la cantidad cobrada indebidamente- como responsable civil subsidiario que hizo efectivo el importe al perjudicado.

La Audiencia considera probado que el 3 de marzo de 2017, sobre las 23.15, Pedro Blasco mató a su madre, Ángela Yusta, de 88 años, poniéndole una almohada en la cara hasta que dejó de respirar, sin que la anciana pudiera defenderse al padecer ceguera, alzheimer, y tener la movilidad reducida. Señala la sentencia que en los últimos meses el trabajo de cuidado de Ángela por parte de sus hijos se había hecho más penoso y las molestias permanentes, por lo que el acusado decidió acabar con la vida de su progenitora comentándoselo a su hermana Isabel. 

Relata el documento que aquel 3 de marzo de 2017 Ángela pasó la tarde especialmente alterada, teniendo que darle 4 pastillas de dormidina para que pudiera dormirse, cosa que hizo sobre las 22.00. "A las 23.15 comenzó nuevamente a gritar y reclamar atención, poniéndose Pedro e Isabel muy nerviosos y exaltados ya que su madre no se callaba y Pedro, preso de su estado, le dijo a su hermana que 'iba a hacerlo'", recoge la sentencia.

Isabel, conocedora de la intención de su hermano y profundamente conmocionada por la situación, decidió permanecer en la planta baja de la vivienda hasta que fue avisada por su hermano de que ya estaba todo hecho y de que subiera para ayudarle a esconder el cuerpo. Días después intentaron quemar el cadáver, pero desistieron ante el riesgo de incendiar la vivienda, por lo que decidieron meter el cuerpo en un armario y sellarlo con cemento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión