Despliega el menú
Teruel

agua

El Gobierno ordena demoler la presa de Los Toranes en Albentosa

El derribo, aplaudido por colectivos ecologistas, provoca el rechazo de los regantes que aprovechan las reservas del pantano.

Pantano de Los Toranes en el río Mijares a su paso por Albentosa.
Pantano de Los Toranes en el río Mijares a su paso por Albentosa.
Antonio Garcia/Bykofoto

La Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ordena en una reciente resolución demoler la central hidroeléctrica de Iberdrola en Albentosa y sus instalaciones complementarias, entre las que destaca la presa de Los Toranes, construida en los años cincuenta del siglo XX en el río Mijares con medio hectómetro cúbico de capacidad. La eliminación del pantano ha provocado la movilización de los regantes que aprovechan sus reservas en Olba, Albentosa y San Agustín, así como de los respectivos ayuntamientos para reclamar la conservación del embalse. Por el contrario, colectivos ecologistas defienden el desmantelamiento por entender que eliminará un obstáculo en el río y favorecerá su regeneración.

La demolición, que se ordena al agotarse la concesión del aprovechamiento hidroeléctrico, será, según la orden gubernamental, "a costa de Iberdrola". La eléctrica tiene seis meses para presentar el proyecto de derribo ante la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y, en caso de no acometerlo, lo ejecutará la propia CHJ de forma subsidiaria "sin perjuicio de las sanciones que pudieran imponerse".

El alcalde de Olba y presidente de la comunidad de regantes de la acequia del Diablo –que se nutre de la presa de Los Toranes–, Federico Martín, se ha mostrado "indignado" con la resolución, que "se ha tomado desde los despachos y sin contar para nada con la opinión de la gente afectada". Según sus estimaciones, "el 95%" de los habitantes del valle del Mijares en Olba y su entorno están en contra del derribo. Resalta que la campaña de recogida de firmas para rechazar la eliminación del embalse sumó 2.000 apoyos.

El alcalde destaca la importancia del pantano para el riego y la lucha contraincendios. Advierte de que eliminar la presa no acabará con los problemas ambientales del río, que, en su opinión, se deben más a la contaminación que a un embalse "que está integrado en el entorno". Martín adelanta que la comunidad de regantes presentará un recurso de alzada contra la orden de derribo.

Para David Hammerstein, del colectivo ecologista «El Mijares no se toca», la orden de derribo es una "noticia excelente" porque asegurará la conectividad del cauce, incrementará el caudal circulante y mejorará el estado del río. 

Para Hammerstein, la solución para conservar el riego de la acequia del Diablo pasa por una elevación desde el Mijares no por mantener la presa operativa. Añade que la desaparición del pantano abre el camino para ampliar la reserva natural fluvial de la cabecera del Mijares hasta Olba. En su opinión, en lugar de una movilización para impedir el derribo de la presa, el esfuerzo debió centrarse en darle una solución al abastecimiento de al acequia del Diablo. La captación original de este canal de riego quedó inutilizada por un derrumbamiento y, desde entonces, se abastece con una toma de caudales sobrantes de la central hidroeléctrica de Iberdrola. 

Etiquetas
Comentarios