Despliega el menú
Teruel

pandemia

Los ayuntamientos de Calamocha y Utrillas se emplean a fondo para desinfectar las calles y frenar los contagios

Han reforzado su personal para trabajar de forma continuada en calles, plazas y puntos sensibles.

Operarios municipales trabajan en la desinfección de calles en Utrillas.
Operarios municipales trabajan en la desinfección de calles en Utrillas.
Heraldo.es

Las brigadas de limpieza de Calamocha y Utrillas, dos de los municipios más afectados por la covid-19 en la provincia de Teruel, trabajan a destajo para desinfectar las calles y los lugares más sensibles con el objetivo de frenar el contagio. El alcalde calamochino, Manuel Rando, explica que desde el pasado miércoles se desinfecta a diario el entorno de la residencia de ancianos de la localidad, del centro de salud y de la farmacia. Cada semana, se realiza esta operación en todas las calles del municipio y sus pedanías y cada dos días en las vías más comerciales. Para llevar a cabo esta labor, se ha contratado a cinco operarios y se ha comprado un tractor y un equipo pulverizador. 

Rando señala que "el presupuesto" municipal está "a disposición" de la lucha contra la pandemia y sus consecuencias. El alcalde atribuye a una derivación del brote de coronavirus de la residencia de Burbáguena la significativa incidencia de la enfermedad en Calamocha, donde viven "la mayor parte" de los trabajadores del geriátrico, uno de los más castigados por la covid-19 en la segunda oleada. El alcalde describe el sentimiento más extendido entre el vecindario como "inquietud".

El alcalde de Utrillas, Joaquín Moreno, afirma que los operarios municipales trabajan desde las 07.00 a las 21.00 todos los días para desinfectar las calles y plazas del pueblo. El Ayuntamiento ha pedido el apoyo de un camión de bomberos de la DPT para colaborar en estas labores preventivas. A pesar de todas las medidas adoptadas, "la gente tiene respeto" ante el riesgo de contagio, admite Moreno.

El Consistorio ha cerrado todas las dependencias municipales, salvo los museos y las piscinas, donde la amplia superficie disponible permite el mantenimiento de la distancia de seguridad. Como medida de precaución, antes de acceder a estas instalaciones se toma la temperatura corporal a todos los usuarios.

Etiquetas
Comentarios