Despliega el menú
Teruel

pandemia

El contagio de un funcionario de la cárcel de Teruel por coronavirus inquieta a la plantilla

Se trata de un jefe de servicio que está ingresado en la UCI del Obispo Polanco y ningún otro empleado o recluso manifiesta síntomas.

Carcel de Teruel /2019-07-12/ Foto: Jorge Escudero [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
La cárcel de Teruel fue renovada por completo en 2016.
Jorge Escudero

El contagio por coronavirus de un jefe de servicio de la prisión de Teruel ha provocado inquietud en la plantilla ante el peligro de transmisión de la enfermedad. El funcionario se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Obispo Polancode la capital turolense desde hace varios días. Por el momento, ningún otro trabajador o interno del centro penitenciario ha mostrado síntomas del Covid-19.

Desde que el hospital comunicó al centro penitenciario el positivo por coronavirus del empleado, se puso en marcha un protocolo de seguimiento con todos los trabajadores que coincidieron con el enfermo en el último turno en que trabajó y ninguno de ellos presenta indicios de la enfermedad. Entre las medidas establecidas, figura la de tomarse la temperatura corporal tres veces al día.

La directora de la cárcel de Teruel, María Vila, ha explicado este domingo que el funcionario hospitalizado trabajó por última vez el pasado día 13 y entonces "no presentaba síntomas de la enfermedad". Vila ha señalado que la cárcel turolense aplica desde el estallido de la crisis sanitaria todos los protocolos de seguridad establecidos por la Secretaria de Estado de Instituciones Penitenciarias. Una de las medidas establecidas es que, en caso de llegada de un interno por traslado, permanece 14 días al margen del resto de los reclusos y solo se incorpora a la vida colectiva tras la constatación médica de que está libre de coronavirus.

Una delegada sindical de Acaip en la cárcel, Inmaculada Sánchez, ha manifestado su preocupación por el estado del compañero hospitalizado y aboga por actuar con "serenidad y calma" ante este positivo por coronavirus porque "crear alarma" entre la población reclusa podría generar problemas para el funcionamiento de la prisión.

Sánchez reconoce que el contagio del trabajador puede generar «nerviosismo» en la plantilla, pero recalcó que no hay que caer en el «alarmismo» por el impacto que podría tener entre los reclusos. La sindicalista afirma que los trabajadores disponen de mascarillas y guantes, pero señala que ningún preso ni trabajador ha evidenciado síntomas de la epidemia.

Vila afirma que, por el momento, la tranquilidad es absoluta entre los presos, aunque algunos se han interesado por las medidas adoptadas para prevenir el contagio por coronavirus. La directora apunta que por la información que le llega la evolución del funcionario infectado es positiva.

La cárcel de Teruel cuenta con una población reclusa de 185 internos y una plantilla de 120 trabajadores. El centro fue renovado en 2016 con una inversión de 25 millones de euros para duplicar su capacidad hasta las 440 plazas, pero uno de los dos nuevos módulos construidos sigue cerrado desde entonces.

Etiquetas
Comentarios