Despliega el menú
Teruel

Teruel

David Gutiérrez: "No vamos a restringir el crédito, pero lo daremos con sentido común"

El nuevo director general de la Caja Rural de Teruel, cuyo destino anterior fue el Banco Popular en Pamplona, afirma que la salud financiera de la entidad se ha restablecido y su solvencia está «entre las mejores del país»

David Gutierrez, nuevo director de la Caja Rural de Teruel. Foto Antonio Garcia/Bykofoto. 21/10/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
David Gutiérrez, nuevo director de la Caja Rural de Teruel, en su despacho
Antonio García/Bykofoto

¿Cuál es la salud financiera de la Caja Rural de Teruel?

La salud se ha restablecido a raíz de la aportación de 25 millones de euros del Mecanismo Institucional de Protección (MIP) –constituido por las cajas rurales– y es bastante mejor que en diciembre de 2018. La ratio de solvencia ha mejorado hasta situarse en el 16,45, por encima del 14,25 que exige el Banco de España. Afrontamos el futuro con optimismo.

El año pasado, la Caja acabó sin beneficios por la obligación impuesta desde el Banco de España de dotar una provisión de fondos para cubrir créditos dudosos. ¿Cómo se llegó a esa situación?

El Banco de España estimó que había que dotar provisiones por casi 40 millones a raíz del análisis de las cuentas anuales. Las pérdidas en las que se incurrió en el ejercicio de 2018 como consecuencia de esa decisión comportaron la aportación del MIP de 25 millones, aunque de 10 no se ha llegado a disponer. Hemos reforzado la solvencia de la entidad hasta situarnos entre las primeras del país.

¿Cuándo volverá la Caja a la senda de los beneficios?

Una cosa es el margen bruto y otra el beneficio. Esperamos dar beneficios en 2019, pero vamos a ser prudentes. No es poco volver a dar beneficios tras la situación de la que veníamos.

¿Qué errores se cometieron para desembocar en aquellas dificultades?

Llevo 30 días en el cargo y no puedo valorar con un 100% de seguridad lo que ocurrió, pero la responsabilidad corresponde a los anteriores consejos.

¿Da por superado el bache?

Totalmente.

¿Ni siquiera van a agotar los recursos del MIP?

No lo tenemos previsto. Ahora mismo hay lista de espera para comprar capital social de la Caja Rural y eso es muy buena señal.

En la última asamblea general, se anunció una restricción del crédito a consecuencia del bache del verano pasado. ¿Cómo se ha plasmado esa restricción?

No hay que confundir una política ordenada de crédito con su restricción. Las entidades vivimos de dar crédito, pero de nada sirve dar muchos préstamos si luego no se devuelven. No se ha restringido el crédito, para nada, simplemente queremos aplicar la lógica y tener en cuenta las garantías, la rentabilidad y el volumen. En los últimos tiempos las entidades financieras equivocaron esas variables con crecimientos desordenados del crédito y se descuidaron las garantías. Seguimos dando crédito apoyando a la sociedad turolense y al tejido empresarial, pero siempre con las garantías acordes.

¿Cómo terminará 2019 respecto a las operaciones de crédito?

El crédito, por la coyuntura económica, ha decrecido respecto a 2018. Pero en septiembre se habían prestado 128 millones en 2.400 operaciones. Esperamos cerrar con 3.000 operaciones, lo que demuestra que la Caja sigue financiando proyectos viables y seguros. La seguridad de la Caja redunda en beneficio de todos. Quiero que las empresas pidan créditos, darlos y que nos los devuelvan para poder seguir adelante.

¿Pero es más exigente en garantías y rentabilidad?

No. La rentabilidad la marca el mercado y los préstamos al público se dan a unos intereses nunca vistos. Respecto a las exigencias, nos atenemos a unos criterios mínimos para la concesión de crédito. Vamos a poner sentido común.

Anuncian un plan estratégico para diseñar el futuro inmediato. ¿Por dónde va a ir?

Las líneas maestras pasan por reducir la tasa de morosidad, por la venta de bienes adjudicados y por optimizar la cuota de mercado en Teruel. Acabamos de crear un departamento de banca de empresas y le damos más peso a la banca personal, que nos permitirá estar más cerca de los clientes y vender productos con más valor añadido. Como consecuencia, esperamos más ingresos para la Caja.

¿Mantendrá la red de oficinas y la plantilla?

No tenemos pensado ni reducir oficinas ni mucho menos plantilla. En los últimos días hemos contratado a varias personas. Tenemos 53 sucursales, seis fuera de la provincia: tres en Zaragoza, dos en Tarragona y una en Castellón. Además, damos servicio en 24 poblaciones en régimen de horario parcial. Damos soporte a 71 municipios de los 236 de la provincia.

Tienen dos oficinas en Cataluña (Batea y Gandesa). ¿Cómo les ha repercutido el ‘procés’?

No nos pronunciamos sobre temas políticos. No notamos ninguna repercusión negativa. Los clientes lo son independientemente de su ideología. El negocio está normalizado.

¿Y, en la economía de la provincia, impacta el ‘procés’?

No, ni a favor ni en contra.

La Caja Rural ha mantenido tradicionalmente una posición cercana a Teruel Existe. ¿Va a seguir esa política con la transformación de la coordinadora en candidatura electoral?

Que un movimiento social se convierta en agrupación de electores tiene sus consecuencias. Reivindicamos una atención especial a la provincia en cuanto a infraestructuras, pero no queremos que se nos identifique con ningún partido político. Todas las ideologías democráticas son respetables. Apoyamos cualquier reivindicación beneficiosa para la provincia, independientementede quién la plantee.

Etiquetas
Comentarios