Despliega el menú
Teruel

Teruel

Penas que suman casi 10 años de cárcel para la trama que transportaba inmigrantes en camiones frigoríficos por la A-23

La investigación arrancó en Teruel tras ser hallados en 2017 en Ferreruela de Huerva y Villafranca del Campo a 14 personas, ocho de ellas menores, ocultas entre la mercancía de dos trailers con destino a Reino Unido

Juicio por trafico de personas celebrado en Teruel. Foto Antonio Garcia/bykofoto. 07/10/19 [[[FOTOGRAFOS]]]
Uno de los acusados, con barba y cazadora azul, poco antes de entrar a la sala de vistas de la Audiencia
Antonio García/Bykofoto

La Audiencia de Teruel condena a penas que suman casi 10 años de prisión a siete integrantes de una trama internacional de tráfico ilegal de personas entre Iraq y Reino Unido a través de España que fue descubierta y desarticulada desde la provincia turolense, al utilizar para los desplazamientos el corredor de la Autovía Mudéjar o A-23 entre Sagunto, Teruel y Zaragoza. Las alarmas saltaron a principios de 2017, tras ser hallados en el interior de dos camiones frigoríficos estacionados en Ferreruela del Huerva y Villafranca del Campo, respectivamente, a un total de 14 inmigrantes, ocho de ellos menores de edad.

Los acusados, citados esta mañana a un juicio que iba a prolongarse durante toda la semana, han reconocido los hechos y se han conformado con la pena propuesta por el Ministerio Fiscal, que ha rebajado su petición respecto a la calificación inicial.

El cabecilla de la organización, Shwana Rafiq, ha sido condenado a 4 años de cárcel por un delito de tráfico ilegal de personas dentro de una organización criminal, frente a los 14 años a los que se enfrentaba por un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y otro de blanqueo de capital. A su esposa, Esperanza Martínez, la Audiencia le impone dos años de prisión por ser cómplice de aquel, en lugar de los 12 años a los que se enfrentaba inicialmente. 

Sobre otros dos colaboradores de la trama, para los que el fiscal pedía seis años de prisión, recae una pena de un año de cárcel mientras que los tres restantes han sido condenados a 6 meses de cárcel -el Ministerio Público pedía 5 años de prisión en su escrito de calificación provisional- por blanqueo de capitales. Estos tres últimos tendrán que pagar, además, una multa de mil euros cada uno, mientras que a los anteriores se les ha decomisado el dinero que les fue intervenido.

La investigación se puso en marcha el 15 de febrero de 2017, cuando el conductor de un camión que transportaba mercancías a Reino Unido y se encontraba descansando en la estación de servicio de la A-23 en Ferreruela de Huerva comunicó a Emergencias que oía ruidos pidiendo auxilio en el interior de su remolque. Los 6 inmigrantes encontrados en la caja refrigerada, cuatro de ellos menores, habían subido al camión en Barracas (Castellón) de madrugada, ayudados por Shwana Rafiq y dos personas más, quienes violentaron el precinto del remolque mientras descansaba el chófer.

El 10 de marzo de 2017, también a requerimiento del conductor, la Guardia Civil localizó en el interior de otro camión frigorífico con destino a Reino Unido que estaba estacionado en Villafranca del Campo, a 8 inmigrantes, cuatro de ellos menores. En ambos casos, los polizones soportaban temperaturas no superiores a los 4 grados durante su viaje, lo que ponía en riesgo su vida, especialmente en el caso de los niños. Se estima que cada familia pagaba a la organización criminal 10.000 euros por ser ayudada a llegar a Reino Unido desde la zona del Kurdistán.

Etiquetas
Comentarios