Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Un pequeño temblor se deja sentir en la falla que discurre junto al solar del futuro hospital

El seísmo, de magnitud 2,7, provocó movimientos de objetos en casas de las localidades de Concud y Celadas.

Vistas de Celadas.
Celadas fue una de las localidades afectadas por el seísmo.
Laura Uranga

Un ligero terremoto, de magnitud 2,7 en la escala de Richter e intensidad II, se dejó sentir a primera hora de la tarde del pasado sábado entre las localidades de Concud y Celadas, a pocos kilómetros de la capital turolense. Los dos núcleos de población están recorridos por la misma falla tectónica que discurre próxima a los terrenos donde se construye el nuevo hospital de Teruel, el Planizar. La actividad que viene registrando esta fractura geológica, de hecho, obligó en 2015 a modificar el proyecto del futuro centro sanitario para hacerlo sismorresistente.

El temblor de tierra se produjo a las 15.30 hora local. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) sitúa el epicentro dentro del término municipal de Celadas y a una profundidad muy superficial, en un punto muy próximo a la autovía Mudéjar o A-23.

La propietaria del bar-restaurante El Rancho de Celadas, Mar Torra, afirmó que el terremoto pasó desapercibido para la mayor parte de los vecinos, pues ningún cliente de su establecimiento hostelero –el único que hay en el pueblo– refirió esa tarde haber detectado el fenómeno sísmico. Relató que su hijo mayor, de 22 años, fue una de las pocas personas que se percató del movimiento de la tierra al notar «un ruido, como si algún objeto se hubiera caído al suelo», mientras se encontraba en la casa familiar.

No obstante, un vecino de Celadas informó al IGN de que escuchó un ruido leve al tiempo que se movían las lámparas de su casa y los líquidos contenidos en recipientes y vibraban algunos objetos.

Así lo explicó ayer la sismóloga de guardia de dicho organismo oficial, Arantxa Izquierdo, quien añadió que otro vecino de Concud también apreció en su casa un ruido fuerte que él, no obstante, vinculó con un supuesto movimiento de dilatación de los muros y estructuras de su vivienda.

Izquierdo destacó que la magnitud del terremoto ha sido "muy pequeña" por lo que "no debe ser motivo de preocupación". La sismóloga resaltó que este tipo de temblores son "normales en la zona" y "coherentes" con la línea de actividad sísmica que se viene registrando desde hace años.

Por su parte, el geólogo del Departamento de la Tierra de la Universidad de Zaragoza José Luis Simón explicó que sería necesario analizar los datos sísmicos de un largo periodo de tiempo para extraer conclusiones sobre la actividad de la falla de Concud. Simón señaló que, si bien esta zona "está teniendo ahora más movilidad que antes", ello no significa, al menos por el momento, que vaya a producirse un terremoto más fuerte y vinculó este aumento de la actividad sísmica a una mayor vigilancia sobre el terreno.

En 2017, Celadas registró en un mismo día 5 pequeños seísmos, aunque no fueron detectados por la población. Esta frecuencia de terremotos alertó a los sismólogos, que pidieron la instalación de una red sísmica para vigilar el lugar que ya está en funcionamiento.

Etiquetas
Comentarios