Despliega el menú
Teruel

Teruel

Muere el turolense Sanz Gadea, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1998

Durante casi 40 años desarrolló su trabajo en el Congo en favor de los más desfavorecidos en distintos hospitales, leproserías, prisiones y orfanatos.

El doctor Joaquín Sanz Gadea (Teruel, 1930), Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1998, ha fallecido esta mañana en Madrid a los 88 años y tras una larga enfermedad, han informado fuentes de la familia.

Este médico turolense comenzó su labor en el Congo en 1961, pocos meses después de la independencia de este país, al que llegó a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en el que durante casi 40 años desarrolló su trabajo en favor de los más desfavorecidos en distintos hospitales, leproserías, prisiones y orfanatos.

En 1998 recibió el Príncipe de Asturias de la Concordia junto a Vicente Ferrer, el misionero Nicolás Castellanos, y el creador del Banco de los Pobres de Bangladesh, Muhamad Yumus, una candidatura conjunta que presentó el padre Angel, presidente de Mensajeros de la Paz, por su trabajo con los pobres en diversos países.

Un reconocimiento que supuso "un premio a toda una vida" dedicada a la labor humanitaria en el Congo y un "paso importante" en su trayectoria, según manifestó entonces el doctor Sanz Gadea. El médico recibió también en 1993 la medalla del Gobierno de Aragón en el acto institucional que celebra cada 23 de abril, así como la medalla de oro de la ciudad de Teruel.

El doctor Sanz Gadea nació en Teruel en 1930, aunque cuando apenas tenía 28 meses de edad se trasladó con su familia a vivir a Madrid. Pese a ello, la ciudad de Teruel le ha tributado diversos homenajes, como la concesión de la Gran Cruz de la Beneficencia del Ayuntamiento de Teruel en 1965, por los servicios prestados en el Congo, país en el que trabaja como médico desde 1961.

Unos años más tarde, en 1968, su nombre quedó inmortalizado en una avenida del barrio del Ensanche de Teruel, con el descubrimiento de una placa, acto al que asistió. Su faceta de escritor también quedó reflejada en otro viaje que realizó a la ciudad en 1977, en el transcurso del cual firmó ejemplares de su libro titulado "Emena. Médico del Congo".

El aragonés fue director médico en el hospital de Buta, en el Congo, donde inició su trabajo en 1961. Desarrolló también otras tareas médicas en la leprosería de Maleke y como jefe de sanidad del Sáhara.

Etiquetas
Comentarios