Despliega el menú
Teruel

teruel provincia

El Bajo Aragón, una de las comarcas más propensas del país a las tormentas extremas

Un estudio revela que el norte de la provincia de Teruel y las Cinco Villas fueron las áreas con mayores precipitaciones virulentas registradas en España entre los años 2014 y 2018.

Granizo caído en Rubielos de Mora en 2017 por una supercélula.
Granizo caído en Rubielos de Mora en 2017 por una supercélula.
HA

Un estudio sobre la incidencia de las supercélulas en España revela que esta tipología de fuertes tormentas rotatorias, asociadas a granizadas severas, repercute con más intensidad en las comarcas aragonesas de las Cinco Villas y el Bajo Aragón que en ningún otro lugar de la geografía peninsular.

La investigación, promovida por un grupo de aficionados a la meteorología, revela que en el periodo 2014-2018 las mayores concentraciones de estas supertormentas se dieron en las Cinco Villas, con zonas que registraron entre 0,45 y 0,5 supercélulas por kilómetro cuadrado al año, el máximo peninsular. La siguiente concentración se registra en la comarca del Bajo Aragón, con entre 0,4 y 0,45 supercélulas por kilómetro cuadrado anualmente.

La investigación parte de la sospecha de que el número de supercélulas registradas en la Península Ibérica es muy superior al que se pensaba. Yago Martín, uno de los impulsores de la investigación, explica que, frente a las 4 o 5 tormentas anuales que recibían esta consideración hace solo una década, la información recopilada hasta ahora con el proyecto ‘Climatología de Supercélulas en España’ apunta a una cifra superior al centenar anual, concentradas, además, en el cuadrante peninsular nororiental.

Las supercélulas se caracterizan por formarse en torno a una corriente de aire que asciende en espiral en su centro con dos flujos descendientes en las partes delantera y trasera. Se trata de fenómenos tormentosos asociados a lluvias copiosas y, lo que es más preocupante, a granizadas dañinas por su pedrisco de gran tamaño.

Un ejemplo de supercélula fue la tormenta registrada en Rubielos de Mora el 23 de julio de 2017, que dejó granizo del tamaño de pelotas de tenis. En otros países, como los Estados Unidos, esta tipología tormentosa es la responsable de los destructivos tornados.

Miguel Cívica, copromotor del estudio, explica que recogen información de colaboradores desinteresados y la procesan con el objetivo de diseñar unos "modelos" que determinen las condiciones meteorológicas desencadenantes de las supercélulas, una información que podría servir para alertar de su llegada.

Los impulsores del estudio negocian oficializar la colaboración de la Agencia Estatal de Meorología (Aemet). De momento, el proyecto se enmarca en la "ciencia colaborativa", que pasa por el poyo de aficionados a la meteorología y la fotografía.

Cívica señala que la concentración de supercélulas en el Bajo Aragón responde a la posición geográfica de esta comarca en un lugar en el que colisionan las masas de aire cálido y húmedo procedentes del Mediterráneo con la secas que llegan del interior peninsular. Añade que también la orografía de este territorio, a los pies del Sistema Ibérico, contribuye a su propensión a las tormentas virulentas.

El verano es, como ocurre con el resto de tormentas, la época más propensa a las supercélulas, que, entre abril y octubre, afectan a áreas poco extensas y tienen consecuencias locales. Miguel Cívica aclara, no obstante, que cinco años de recopilación de datos es poco tiempo para llegar a conclusiones sobre la propensión de cada territorio a estas tormentas extremas. Los promotores del proyecto de investigación señalan que las limitaciones tecnológicas complican la identificación de las supercélulas en España frente al mayor desarrollo en su detección en los Estados Unidos.

También en Gúdar-Javalambre

Mientras la mayor acumulación de estas grandes tormentas en rotación se produce en el Bajo Aragón y las Cinco Villas, la intensidad disminuye en dirección oeste y sur hasta prácticamente desaparecer. Otros reductos de importancia se localizan en la comarca de Gúdar Javalambre –particularmente activa en 2018, al igual que la provincia de Zaragoza– y, ya fuera de Aragón, en el valle del Tajo a su paso por Toledo, la confluencia entre Guipúzcoa y Navarra y el borde oriental de Albacete.

El estudio recoge también la dirección de estos fenómenos atmosféricos, que siguen, mayoritariamente, una dirección sudoeste-nordeste.

Etiquetas
Comentarios