Despliega el menú
Teruel

Los partidos admiten que la gran respuesta popular en Andorra es un severo "toque de atención"

PP y Ciudadanos acusan al PSOE de abocar a la provincia a una situación límite con el fin de la central térmica.El consejero Guillén hace un llamamiento a las empresas aragonesas "para que apuesten por su tierra".

La pancarta de los políticos –en la foto– fue recibida con abucheos al entrar en la plaza.
La pancarta de los políticos –en la foto– fue recibida con abucheos al entrar en la plaza.
A. García

Muchos de los políticos que participaron ayer en la manifestación de Andorra, la más numerosa de cuantas ha habido en este municipio entregado a la producción de electricidad por combustión del carbón desde hace 40 años, admitieron que la contundente respuesta popular es un severo toque de atención, no solo hacia el Gobierno de Pedro Sánchez, sino también al resto de los partidos representados en el Parlamento. La pancarta que portaban las formaciones políticas fue recibida con abucheos al entrar en la plaza del Regallo.

Para la secretaria general del PP en Aragón, Mar Vaquero, el fin de la térmica pone en jaque a toda la provincia de Teruel  y supone una grave "contradicción" en el seno del PSOE, "que dice que quiere luchar contra la despoblación y a la vez cierra la principal empresa de una comarca entera". En la misma línea, el portavoz de Energía del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Alberto Herrero, dijo que la "demonización" de las térmicas por parte de Sánchez ha llevado a la provincia a una situación "límite", si bien mostró su disposición "a remar todos juntos para que lleguen proyectos".

El consejero de Presidencia del Gobierno aragonés, el socialista Vicente Guillén, llamó a las empresas aragonesas "a apostar por su tierra" y pidió que el Ministerio de Transición Ecológica "no autorice el cierre de la térmica hasta que Endesa se comprometa con este territorio".

Ponerse "las pilas"

El secretario de Organización de Ciudadanos en Aragón, Ramiro Domínguez, abogó por "ponerse las pilas para no dejar que nuestro territorio se muera". En el fuego cruzado abierto entre todos los partidos ante la celebración de elecciones locales y autonómicas, Domínguez culpó de la situación a "quienes han gobernado hasta ahora" y afirmó que la sociedad turolense "ha dado un toque de atención a todos los políticos".

Endesa, por su parte, envió una escueta nota en la que dice compartir "todas las iniciativas en favor de la reindustrialización" y añade que ha presentado un plan de inversión de 1.000 millones y que ya ha mostrado a las instituciones su disposición "a analizar las propuestas que realicen y, si es posible, colaborar en ellas".

"No puede ser que la empresa, tras ganar tanto dinero, se vaya de rositas", denunció José Luis Soro, presidente de CHA. Para la portavoz de Podemos-Aragón, Maru Díaz, los turolenses "tienen derecho a vivir dignamente en sus pueblos". El presidente del PAR, Arturo Aliaga, llamó a "no resignarse" y a "ponerse serios" para reclamar que el Gobierno central y Endesa decidan alternativas.

La alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles, alertó de que el municipio perderá al año los dos millones que paga Endesa en impuestos, lo que se traducirá en un recorte de empleo público. El presidente de CEOE-Teruel, Carlos Torre, apostó por "sumar acciones" para salir adelante.

Etiquetas
Comentarios