Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

El parque faunístico de Tramacastilla será gestionadopor emprendedores de la Sierra de Albarracín

El complejo turolense, cuya explotación acaba de ser adjudicada, albergará especies de fauna ibérica.

El parque se encuentra ubicado en el barranco de la Maleza, un paraje abrupto y de gran belleza paisajística
El parque se encuentra ubicado en el barranco de la Maleza, un paraje abrupto y de gran belleza paisajística
Antonio García/Bykofoto

La Comunidad de Albarracín, entidad histórica que gestiona los intereses de 23 municipios de la zona de los Montes Universales, ha dado un paso decisivo para poner en marcha el parque faunístico de Tramacastilla, un proyecto novedoso en la provincia de Teruel que ha estado casi dos décadas bloqueado. El organismo ha adjudicado esta semana la explotación del complejo turístico y de ocio a dos emprendedores de la comarca, profesionales vinculados al territorio y expertos en el medio natural.

Según ha señalado la presidenta de la Comunidad, Rosa María Sánchez, la propuesta aprobada fue la "más completa" de las dos que se presentaron al concurso. La empresa que gestiona el parque faunístico de Lacuniacha, en Piedrafita de Jaca, en principio interesada en la explotación de su homólogo turolense, decidió al final no concurrir a la licitación.

La adjudicación de la explotación del parque de la Maleza, como se va a denominar el complejo, supone un importante impulso a un proyecto que ha estado plagado de obstáculos desde que se gestó hace casi veinte años. Pero su apertura todavía está pendiente de un último trámite: el permiso del Inaga que faculta a las instalaciones como núcleo zoológico, una diligencia que, según los alcaldes de la zona, se alarga "de forma incomprensible", ya que la documentación fue presentada hace más de cuatro meses.

Rosa María Sánchez considera que este proyecto, "ilusionante" para todos los municipios de las áreas de mayor altitud de la comarca, ha estado salpicado "de numerosas trabas y con subvenciones recibidas a cuentagotas", lo que ha hecho crecer el escepticismo en la sierra. Por esta razón, la pretensión de poder abrir las instalaciones este mismo verano ha quedado aparcada y sostiene que si el parque comienza su andadura en octubre "será todo un logro".

A pesar del trámite pendiente, los adjudicatarios ya han iniciado las gestiones para proveer al parque, dedicado a la fauna ibérica, de una primera tanda de especies animales.

Los osos, la principal atracción

El biólogo Saúl Pérez, uno de los emprendedores que se harán cargo del parque, ha anunciado que se ha formalizado un contrato con el parque cinegético El Hosquillo (Cuenca) para la cesión de dos hembras y un macho juvenil de oso pardo, ejemplares que se convertirán en la principal atracción del complejo turolense. Para su ubicación, deberán, no obstante, acondicionar el recinto destinado a su alojamiento reforzando el muro del foso donde se ubicarán los animales.

En principio, se ha previsto dotar al parque de unos cuarenta ejemplares de ciervos, gamos, corzos, cabras hispánicas, jabalíes y lobos ibéricos. Los empresarios están intentando localizar zorros y gatos monteses, estos últimos muy comunes en la Sierra de Albarracín hasta hace veinte años pero ahora prácticamente extinguidos. Los animales estarán en régimen de semi-libertad, en amplios recintos que permitirán a los visitantes "tener experiencias similares a las obtenidas en bosques silvestres", según explicaba Pérez. "De hecho -ha agregado-, los usuarios podrán dedicar todo el tiempo que quieran a tratar de localizar a los ejemplares".

Entre otras dependencias, los promotores pretenden destinar dos recintos al acceso de los visitantes, "de manera que puedan interactuar con los animales", explicaba Pérez. Uno de ellos será el de los cérvidos y el otro, el dedicado a especies domésticas. Este último estará más enfocado a un público infantil con el objetivo de que se pueda crear un vínculo con especies que, si bien son muy comunes, "los niños de ciudad no están acostumbrados a ver, como cabras u ovejas". La Sociedad Protectora de Animales de Teruel proporcionará para este fin una parejas de burros.

El parque dispondrá de una amplia senda peatonal que permitirá realizar un recorrido circular. Los adjudicatarios estudian la posibilidad de adaptar, al menos, parte del recorrido, caracterizado por tratarse de una zona muy abrupta, para el acceso de personas con movilidad reducida.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión