Despliega el menú
Teruel

Un informe propone controlar el acceso al Bergantes para frenar su masificación

El estudio, encargado por el Ayuntamiento de Aguaviva, plantea cobrar entrada.

Miles de personas acuden cada verano a darse un baño en el río Bergantes en Aguaviva.
Miles de personas acuden cada verano a darse un baño en el río Bergantes en Aguaviva.
L.C.

El acceso al Bergantes a su paso por Aguaviva debería estar regulado para evitar la masificación y controlar el número de visitantes en cada momento, según un estudio para la gestión sostenible del río encargado por el Ayuntamiento. Además, este tramo, muy utilizado para excursiones y baños, debe mejorar y ampliar sus zonas de estacionamiento y la accesibilidad desde la carretera A-225. Igualmente, debería adecuarse el recorrido peatonal desde los aparcamientos hasta las zonas usadas por los bañistas. El documento plantea la posibilidad de cobrar una cuota de entrada.

Las propuestas afectan a un sector del río situado entre Aguaviva y La Ginebrosa que destaca por su belleza paisajística pero también por su intensa utilización como lugar de recreo, sobre todo en verano. Está catalogado como Lugar de Interés Comunitario y Punto de Interés Geológico. Se trata del mismo paraje que estuvo amenazado entre 2013 y 2015 por un proyecto de la Confederación Hidrográfica del Ebro para construir una presa de laminación que evitara las avenidas del río.

El ‘Estudio de la sostenibilidad turística del río Bergantes y su entorno’, promovido por el Ayuntamiento de Aguaviva y el Parque Cultural del Maestrazgo, está pendiente de una última fase basada en encuestas. El documento alerta de que la afluencia de visitantes en julio y agosto es "muy alta" hasta el punto de considerarse "masificada". Si no se corrige la situación, el informe advierte de problemas por acumulación de basura, congestión circulatoria o riesgos derivados de las crecidas o incendios forestales en el entorno.

Entre las medidas propuestas para asegurar el disfrute del río sin causar afecciones, figura un control de aforos "similar"al que se realiza en Beceite para evitar la masificación en la Peixquera y el Parrissal. El punto de control se situaría en los estacionamientos utilizados por los bañistas y el paso podría comportar el pago de una tasa o ser gratuito, una opción que, según reconoce el estudio, facilitaría "la colaboración ciudadana".

Conocer el número de visitantes que hay en cada momento es "necesario"por seguridad y para actuar con más eficacia en una situación de emergencia. El redactor recuerda que se trata de un espacio "sujeto a riesgos naturales". Propone también instalar un sistema de alerta para avisar al público en caso de necesidad. Señala que los accesos deben quedar libres para facilitar evacuaciones o atenciones médicas.

Respecto a la accesibilidad, advierte de que actualmente no se puede llegar fácilmente a las zonas de baño, sobre todo los mayores, niños y personas discapacitadas. El estudio ha detectado "zonas con riesgo de caídas" que deberían mejorarse para "evitar accidentes". Propone también acondicionar algún espacio para que pueda ser disfrutado por visitantes de movilidad reducida.

Considera necesario regular las zonas de estacionamiento para evitar el aparcamiento en lugares no autorizados, peligrosos o sensibles. Advierte también de que la conexión con la carretera de acceso, la A-225, tiene que mejorarse para evitar las peligrosas salidas actuales, algunas cerca de curvas con poca visibilidad.

Otra propuesta es acondicionar espacios para diferentes usos, como zonas de baño para niños, silenciosas o compatibles con las mascotas. En cualquier caso advierte de que si la afluencia de público sigue creciendo será "necesario" redactar un plan de emergencias o autoprotección.

Etiquetas
Comentarios