Despliega el menú
Teruel

Los vecinos de Olba rechazan la reapertura de una central de Castellón con agua del Mijares

Un centenar de personas se congregan en la plaza para expresar su temor a que el río "se convierta en una cloaca".

Decenas de vecinos se concentraron este domingo con pancartas en la plaza para mostrar su oposición a la central de Castellón.
Decenas de vecinos se concentraron este domingo con pancartas en la plaza para mostrar su oposición a la central de Castellón.
Jorge Escudero

Un centenar de vecinos de Olba se manifestó este domingo en la plaza de la localidad en contra de la reapertura de la central hidroeléctrica de Los Cantos, en La Puebla de Arenoso (Castellón), prevista para los primeros meses de este año. La industria, que ha estado parada dos años por una avería, se abastece de agua del Mijares gracias a una captación que deriva caudal del río a la altura del barrio Los Pertegaces de este municipio turolense.

Los vecinos, portando carteles y pancartas en defensa de la conservación del caudal del Mijares, destacaron que el río es el principal recurso natural y a la vez económico del pueblo, que vive en gran parte del turismo además de la agricultura. Denunciaron que "todos los beneficios" de la central hidroeléctrica se van a la Comunidad Valenciana mientras que "de Olba se llevan el agua".

"No genera nada de empleo en este municipio y todos los impuestos, cánones y licencias los paga la empresa en Castellón", resaltó el concejal de Olba Maximino Villanueva. "Que dejen el río como está, con su fauna y su paisaje, que el río es vida y si nos lo quitan seremos cada vez más pobres", agregó el edil.

Desde la asociación ecologista ‘El Mijares no se toca’, convocante de la manifestación de protesta, explicaron que existen leyes europeas, destinadas a proteger los parajes naturales, a las que deberían apelar las administraciones españolas para preservar el Mijares a su paso por Olba. El municipio, con 250 habitantes, se encuentra en un valle con abundante vegetación gracias al microclima que existe en la zona y es frecuentado por senderistas, ciclistas y gente aficionada a navegar con piraguas por los cauces de ríos.

David Hammerstein, portavoz de ‘El Mijares no se toca’, dijo tener noticias de que la central hidroeléctrica, inaugurada en 1955 y, en los últimos años, propiedad de Iberdrola, "se quedará con el 80% del caudal del río". Advirtió de que la pérdida de este elevado porcentaje de agua, unida a un mal funcionamiento de las depuradoras de la zona por obsoletas "convertirán el cauce en una cloaca".

Los vecinos preparan una batería de medidas para impedir que la central consuma el agua del Mijares a la altura de Olba. En los próximos días enviarán un escrito a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), acompañado de más de 2.000 firmas recogidas on line, en el que expresan su queja. Además, apoyados por las organizaciones naturalistas Coagret, Ríos Vivos y Ecologistas en Acción-Otus presentarán una denuncia ante la Comisión Europea.

Los vecinos destacan que el pueblo sufrió hace décadas el zarpazo de la emigración y ahora tienen derecho a que nadie entorpezca la recuperación que, de hecho, se está produciendo. La escuela de Olba tiene 27 niños –una de las más numerosas de la zona– "y muchas parejas están llegando para asentarse", explicaron.

"Deuda histórica"

El pueblo considera, además, que existe una "deuda histórica" con Olba, pues un centenar de vecinos murió de silicosis tras haber trabajado, en los años 40 del siglo XX, en la construcción del canal subterráneo que alimenta la central hidroeléctrica de Los Cantos, un túnel que perfora cuatro kilómetros de montaña. "Defender este río es hoy el mejor homenaje que podemos hacer a aquellas víctimas", dijo Hammerstein.

Fuentes de Iberdrola explicaron que la empresa tiene la obligación de operar con la central al disponer de la correspondiente concesión de aguas. No obstante, aseguraron que respetarán "al máximo"cuantas normas ambientales existan, la primera de ellas preservar el caudal mínimo ecológico. Desde la empresa consideraron que el problema es la falta de depuradoras que eviten vertidos contaminantes al río.

Etiquetas
Comentarios