Despliega el menú
Teruel

Conmoción en Cubla al fallecer alcanzado por un rayo un veraneante mientras iba en bicicleta

La víctima, de 37 años, frecuentaba el pueblo y era muy conocida por su afición al deporte. Fue alcanzada por la descarga el sábado en el transcurso de una tormenta.

El rayo que alcanzó al ciclista levantó y chamuscó el pavimento de la carretera en el lugar del impacto.
El rayo que alcanzó al ciclista levantó y chamuscó el pavimento de la carretera en el lugar del impacto.
J. E.

Cubla amaneció ayer conmocionada por el fallecimiento de un veraneante, José Luis Sinisterra, de 37 años, al ser alcanzado la noche del sábado al domingo por un rayo mientras circulaba en bicicleta por la carretera TE-V-6014 en Valacloche. El fallecido, vecino de Valencia, era muy conocido por su afición al ciclismo y a otros deportes. Mantenía un estrecho contacto con Cubla, localidad cercana a Teruel capital donde pasaba unos días en la casa de sus abuelos.

Las conversaciones que los vecinos mantenían en la plaza del pueblo giraban invariablemente en torno al trágica muerte de Sinisterra, que aunque residía habitualmente en la capital levantina frecuentaba la localidad turolense, de donde es natural su madre, donde viven sus abuelos y sus tíos regentan el bar municipal. La alcaldesa, Ángeles Gómez, explicó que el fallecido era "un enamorado de Cubla y de su naturaleza". Un vecino recordó que, en alguna ocasión, llegó al pueblo desde Valencia montado en bicicleta.

El rayo que alcanzó al ciclista levantó también el asfalto de la carretera formando unos arabescos chamuscados en el firme. En el lugar del siniestro permanecían ayer fragmentos del casco del deportista y jirones de su mochila. El automovilista que, sobre las 22.00 del sábado, descubrió a la víctima inconsciente intentó en vano su reanimación.

La tardanza en identificar al deportista generó mucho nerviosismo entre sus familiares, que al anochecer habían iniciado su búsqueda ante el retraso del joven en volver al domicilio familiar. Había salido de ruta a las 20.00 y no había regresado a cenar como tenía previsto.

Los abuelos de José Luis Sinisterra se alarmaron ante su tardanza y dieron la voz de alarma para iniciar el rastreo con familiares y conocidos. Siguieron distintos caminos porque no sabían la dirección que había tomado. Sinisterra era un avezado deportista que trabajaba como profesor de educación física y participó en numerosas carreras ciclistas y de atletismo con buenos resultados.

Cuando el ciclista fue localizado, iba indocumentado, lo que complicó la identificación. La alcaldesa explicó que el retraso del veraneante en volver a casa, las primeras noticas sobre el accidente mortal y la falta de confirmación sobre la identidad del fallecido dispararon la "incertidumbre", que se disipó de la peor manera posible. El impacto del fatídico rayo se produjo cuando al deportista solo le faltaban unos cinco minutos para llegar a casa.

La alcaldesa explicó que todo el pueblo está "muy afectado" por la muerte de José Luis Sinisterra, que veraneó toda la vida en Cubla. Ángeles Gómez señaló que en un núcleo pequeño como este –con 52 vecinos– todo el mundo se conoce y existen estrechos lazos familiares. Un vecino explicó que unos jóvenes habían preparado un botellón pero lo suspendieron al conocer la trágica noticia. Un vecino definió al fallecido como una persona tímida y muy amable.

Un amigo de la familia explicó que el valenciano era una persona "cien por cien deportista". Relató que, a instancias de la Guardia Civil, recogió la bicicleta que el ciclista montaba cuando fue alcanzado por el rayo y pudo comprobar que apenas presentaba daños, limitados al pinchazo de la rueda delantera. La misma fuente consideró "increíble" el accidente, porque se produjo en una zona de media ladera, despejada,? sin árboles ni edificios que pudieran atraer las descargas eléctricas de la tormenta.

Un vecino de Valacloche, localidad situada a unos 500 metros del lugar del siniestro, explicó que a la hora en que se produjeron los hechos en el pueblo se escuchó "un gran estruendo" y, a continuación, se produjo un apagón eléctrico. Aunque la tormenta duró unos 20 minutos, apenas dejó lluvia pero estuvo acompañada de un imponente aparato eléctrico.

El cadáver de José Luis Sinisterra fue traslado al hospital San José de Teruel, donde ayer se le practicó la autopsia. Su funeral tendrá lugar a las 11.00 de hoy en la iglesia parroquial de Cubla.

Etiquetas
Comentarios