Despliega el menú
Teruel

Un terremoto se deja sentir en 4 poblaciones con temblor de muebles y ruido

Con epicentro en Corbalán, el seísmo, de magnitud 3,6, sobresaltó también a los vecinos de Teruel, Castralvo y Alcalá.

El seísmo se ha notado en tanto en el propio municipio como en la capital turolense.
El seísmo se ha notado en tanto en el propio municipio como en la capital turolense.
ign.es

Decenas de vecinos de Teruel capital, la pedanía de Castralvo, Alcalá de la Selva y Corbalán notaron ayer, a las 5.10 de la madrugada, el terremoto de magnitud 3,6 en la escala de Richter que se registró en esta última localidad. El epicentro se situó en el paraje conocido como la Baronía de Escriche, muy cerca de la intersección de dos fallas geológicas bautizadas como Hita y Valdecebro y a una profundidad de 12 kilómetros.

El seísmo, el de mayor magnitud de la treintena de pequeños terremotos detectados en los últimos dos años en Teruel y su entorno, no produjo daños personales ni materiales, pero sí causó temblores de casas y muebles, así como ruido durante unos cinco segundos, lo que sobresaltó a la población, a esas horas durmiendo o levantándose para iniciar el día.

"Como un trueno"

El teniente de alcalde de Corbalán, Jesús González, explicó que su hijo, de 14 años, se despertó asustado por el ruido, "como de un trueno", y por el temblor de la vivienda, si bien otros miembros de la familia que también dormían, no percibieron nada. González relató que muchos perros del pueblo se pusieron a ladrar y que algunos vecinos interpretaron el estruendo "como si alguien les estuviera robando en el granero o en la cochera". En el bar de Corbalán, que a la vez es panadería, el terremoto fue ayer por la mañana el tema de conversación.

Tampoco se hablaba de otra cosa en Alcalá de la Selva, a 23 kilómetros de Corbalán en línea recta y a 32 por carretera. El propio alcalde, José Luis Tena, sintió "como una explosión y un escalofrío que recorría la tierra". "La casa se ha movido", explicó. También en Teruel, vecinos del Centro Histórico, el Ensanche, la Fuenfresca y San León percibieron el seísmo, del que no hubo réplicas. "Acababa de levantarme y he notado mucho ruido y viento; me he asustado y me he vuelto a la cama", relató M.ª Jesús, del Ensanche. Otra mujer que vive en la Carretera de Alcañiz contó que le despertó "el gran temblor" de su cama.

El director de la Red Sísmica del Instituto Geográfico Nacional (IGN), Emilio Carreño, señaló que la escasa profundidad a la que se registró el seísmo motivó que fuera tan apreciado por la población. La entidad recibió ayer más de 20 mensajes de turolenses que habían percibido el terremoto.

Carreño dijo que un seísmo como el de Corbalán "empieza a ser importante", si bien subrayó que mensualmente se registran en la Península entre 10 y 15 movimientos de tierra similares. "Este es uno más", abundó. El experto explicó que los daños en edificios comienzan a producirse a partir de magnitudes de 4,1 o 4,2.

Etiquetas
Comentarios