Despliega el menú
Teruel

Los pueblos de la ribera del Turia se movilizarán este verano para pedir el arreglo de la N-330

Un nuevo accidente con una mujer herida grave ha vuelto a reflejar la peligrosidad de la vía.

El tramo que piden reformar está plagado de curvas.
Los pueblos de la ribera del Turia se movilizarán este verano para pedir el arreglo de la N-330
A.García /Bykofoto

Los alcaldes de los 14 municipios turolenses y valencianos de la ribera del Turia por los que discurre la N-330 están dispuestos a iniciar movilizaciones este mismo verano para reclamar nuevamente la reforma de un tramo de 35 kilómetros de esta carretera, pendiente desde hace dos décadas. Un nuevo accidente ocurrido el miércoles por la colisión frontal entre un turismo y un camión en el que resultó herida grave una mujer ha vuelto a poner de manifiesto la peligrosidad que, según los regidores, entraña esta vía de comunicación, surcada de curvas, estrecha, sin arcenes y con abundante tráfico pesado.

Los alcaldes dicen estar «hartos» de la pasividad del Ministerio de Fomento ante sus reivindicaciones, que contemplan la remodelación del tramo que comunica la capital turolense con Castielfabib, en el Rincón de Ademuz (Valencia). Recientemente enviaron una carta a Fomento, respaldada por más de 6.000 firmas, solicitando fecha para una reunión con responsables ministeriales con objeto de pedir una revisión del proyecto de reforma elaborado en 1997. Pero, según señaló el alcalde de El Cuervo, David Álvaro, todavía no ha habido respuesta a sus requerimientos.

«Estamos cansados. Hemos agotado todas las vías de diálogo posibles, así que no nos queda más remedio que optar por las movilizaciones», explicaba Álvaro. Los alcaldes convocarán una asamblea las próximas semanas en el que se concretarán las fechas y los actos de protesta, que podrían pasar por sacar tractores a la carretera para obstaculizar el tráfico sin que se atente contra la legalidad. «Hemos llegado a este extremo por necesidad -aclaraba el alcalde de El Cuervo-, porque esta carretera soporta cada vez más circulación y en su calzada, pese a ser una nacional, no se pueden cruzar dos camiones. Algunas curvas son tan pronunciadas que los vehículos pesados se ven obligados a invadir el carril contrario».

El malestar de los alcaldes de este corredor se ha avivado estos días tras emprender el Ministerio los trabajos de asfaltado de un tramo de la carretera entre el municipio valenciano de Los Santos y el puerto de Hontanar, una actuación que, en opinión de los representantes municipales, «no era de extrema necesidad». «Bienvenidas todas las mejoras que se hagan en la carretera, pero no queremos parches, sino una intervención de calado», apuntaba David Álvaro.

No es raro el vuelco de camiones en la N-330, principal vía de comunicación entre las capitales de Teruel y Cuenca. La falta de arcenes y las curvas provocan que estos tengan poco margen de maniobra. Tampoco son raros los accidentes de turismos. De hecho, desde 2000 se han registrado más de 300 sucesos y hasta el año pasado se habían contabilizado 5 fallecidos y 87 heridos. «Esta carretera es muy peligrosa -recalcaba el alcalde de El Cuervo-, pero parece que si no hay muertos no lo es tanto».

Para la mejora de esta vía, situada entre Teruel y el enclave valenciano del Rincón de Ademuz, el borrador de los Presupuestos Generales del Estado contemplan una partida plurianual de 7 millones de euros, si bien para este año la inversión se limitaría a 50.000 euros. Los alcaldes consideran, no obstante, que lo importante es que comiencen los proyectos. «Nos sentiríamos respaldados si al menos viésemos alguna actuación, aunque tan solo fuera rebajar algunas curvas», explicaba Álvaro.

La mejora de esta nacional formó parte de las demandas que el diputado a las Cortes por el PP, Manuel Blasco, y la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, transmitieron al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en abril de este año. Es, según señalaba ayer el parlamentario, una prioridad para este partido junto con el corredor Cantábrico-Mediterráneo y el desdoblamiento de la N-232. «Pedimos -aclaraba- la recuperación de un viejo proyecto de 1997, su actualización y que se vayan acometiendo las actuaciones poco a poco». La petición se acompañaba con un amplio dossier sobre las deficiencias que presenta la carretera y los índices de accidentabilidad. Puntualizó que, independientemente de estas obras, el Ministerio «no ha aparcado el proyecto de la autovía A-40».

Etiquetas
Comentarios