Teruel
Suscríbete por 1€

Riodeva, el futuro de una población pendiente de la suerte de su cantera de sílice y caolines

Los vecinos de la localidad, famosa por los dinosaurios, viven con incertidumbre el recorte de plantilla.

Un pueblo tranquilo. La alcaldesa, Lola Llovera; el teniente alcalde, Alfredo Soriano, y el representante de los trabajadores de la mina, David García -de pie-, posan en la plaza, ante una antigua cantera ya abandonada al fondo.
Riodeva, el futuro de una población pendiente de la suerte de su cantera de sílice y caolines
A. García/BYKOFOTO

Negros nubarrones se ciernen sobre Riodeva, un pequeño municipio de apenas cien habitantes, que vive estos últimos días agitado por el recorte de la plantilla de su cantera de sílice y caolines y con la amenaza latente de un posible cierre.

Tras el aluvión de informaciones que se han ido produciendo a lo largo de esta semana, Sibelco Minerales S. A., la empresa de capital belga propietaria de la mina, emitió el viernes un comunicado en el que admitía la supresión de un turno de trabajo a partir del próximo mes "con el fin de adaptar la producción a la demanda actual". Según se manifestaba en la nota de prensa, la medida se toma como consecuencia de "la pérdida progresiva del principal cliente del centro". No obstante, los responsables empresariales desestiman el cierre de las instalaciones.

A la espera de una reunión convocada el miércoles con la plantilla ­­–integrada por 24 trabajadores–, en la que se comunicarán las medidas que se pretenden adoptar a corto y medio plazo, en Riodeva viven con la incertidumbre de un futuro que tan solo pende de un hilo. "La gente del pueblo está muy apenada con las noticias que se están produciendo, porque sienten la mina como suya; es del pueblo", declaraba la alcaldesa, Lola Llovera, una valenciana que se instaló hace 27 años en la localidad, de la que dice es su patria chica.

Aunque, en palabras de la regidora la esperanza "es lo último que se pierde", los trabajadores temen lo peor. "Desde hace dos años venimos sospechando que algo no va bien –explicaba el teniente de alcalde y trabajador de Sibelco, Alfredo Soriano–. No se invierte nada, y eso es muy mala señal".

La razón esgrimida por la empresa para el recorte laboral, que afectaría a 5 empleos, es la pérdida paulatina de los encargos de su principal cliente, que aglutina el 70% de la producción de la cantera turolense, destinada a la fabricación de vidrio para la construcción y para la automoción. "Por la calidad del producto, pensamos que esta planta, una de las más importantes de España por el procesamiento al que se somete el mineral, no tendría grandes problemas en buscar nuevos clientes para sus caolines y sílice", apuntaba Soriano.

Mantener el colegio

Aunque famoso en los últimos años por la localización en su subsuelo de los fósiles del Turiasaurus riodevensis ­–el dinosaurio más grande de Europa–, el turismo es todavía incipiente en la localidad. La explotación mineral sigue siendo, como hace 63 años, el principal motor económico de Riodeva y ha sido esta actividad la que ha propiciado el mantenimiento de su población. "En estos momentos tenemos una decena de matrimonios jóvenes que viven de la planta y que han hecho que siga abierta la escuela con 7 niños", aclaraba la alcaldesa. "Esto no sería posible si la cantera desapareciese", matizó.

Además del colegio, una tienda, un bar, un albergue, incluso, una carpintería, se abren paso al calor de los caolines y sílice. Pilar Domingo, que regenta la tienda, no disimula la preocupación que siente desde hace unos días y que se ha extendido a cada uno de los habitantes del pueblo. "La mina es lo único que nos queda y si cierra, los jóvenes que viven de ella se irán sin remedio", apostillaba.

David García, representante de los trabajadores, es uno de los nuevos pobladores llegados bajo la estela de la cantera. Recaló en el municipio hace cinco años con su esposa, quien dirige el albergue abierto junto a la sede de Dinópolis ‘Titania’, y es padre de un pequeño que entrará este año por primera vez al colegio. "Hay que reconocer que el pueblo está mal comunicado, por lo que si no fuera por la mina no tendría ni escuela", admitía con sinceridad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión