Despliega el menú
Teruel

El acueducto de los Arcos, un año apuntalado tras rechazar la DGA el plan de restauración

El proyecto plantea una solución como la aplicada en 2006 para recuperar el tramo más monumental de la conducción, pero la Comisión del Patrimonio la descarta.

La traída de aguas, apuntalada cerca del Centro Histórico por el peligro de derrumbamiento.
El acueducto de los Arcos, un año apuntalado tras rechazar la DGA el plan de restauración
Jorge Escudero

El acueducto de los Arcos, uno de los principales monumentos de Teruel, lleva un año apuntalado a la altura del número 2 de la calle Dolores Romero como consecuencia de un derrumbamiento. El proyecto para restaurar este fragmento de la conducción de aguas del siglo XVI se ha atascado en los despachos ante los reparos de la Comisión Provincial del Patrimonio a la fórmula propuesta inicialmente por el Ayuntamiento para la intervención.

La conducción renacentista sufrió en septiembre de 2015 un desprendimiento tras la demolición de una casa adosada y como consecuencia del crecimiento de un árbol sobre el remate del canal y de la erosión. El Consistorio llevó a cabo una reparación de urgencia destinada a evitar que el deterioro se agravara con un efecto dominó.

Un año después, el lugar sigue apuntalado –situado en uno de los puntos más visibles de la conducción, junto al principal acceso al Centro Histórico– ante la paralización del proyecto de restauración. Desde la Carretera de Alcañiz es perfectamente visible el entramado de puntales que sujeta el muro y la lona impermeable que lo protegía, convertida ya en jirones.

La intervención propuesta por el Ayuntamiento tiene un presupuesto de 30.000 euros y afecta a un tramo de 12 metros de largo por 7 de altura. Se trata de un fragmento situado en el entronque de los Arcos con en el barrio del Carrel. El muro que soporta la conducción permanecía oculto tras unas edificaciones adosadas, que fueron demolidas en 2015. El desprendimiento abrió una oquedad de cuatro metros cuadrados de superficie y cincuenta centímetros de profundidad.

La propuesta de reparación fue desestimada el pasado marzo por la Comisión Provincial del Patrimonio –dependiente de la DGA– al no considerarla adecuada, aunque reproducía la misma técnica aplicada en 2006 en la restauración del tramo más monumental del acueducto –la galería de arcos que enlaza con la muralla medieval–. La Comisión reclamó al Ayuntamiento la elaboración de un análisis histórico del monumento para establecer las pautas de actuación.

La Comisión Provincial del Patrimonio rechazó la solución propuesta, consistente en una cama de mortero impermeabilizado cubierta de ladrilo macizo artesanal para dar forma al canal superior. El arquitecto redactor, Ángel Villarroya, señala en el informe posterior redactado a instancias de la Comisión que propuso esta fórmula porque fue "aceptada" para los Arcos en 2006 y consideró que también sería "válida para el pequeño tramo" que se pretende restaurar ahora.

Como alternativas, Villarroya plantea reproducir la conducción de arcaduces documentada en otros tamos de la traída de aguas u otra más sencilla, consistente en revestir el canal de mortero de cal hidráulica tratada posteriormente con un impermeabilizante incoloro. El proyecto modificado, que se volverá a someter a la consideración de la Comisión Provincial del Patrimonio, se inclina por la segunda solución, "más garantista y menos invasiva".

El arquitecto recalca, no obstante, la "necesidad de no demorar las obras de consolidación" dada la precariedad del muro. Aclara que revestir el canal con mortero e impermeavilizarlo "en ningún caso" condiciona futuras actuaciones, garantiza la conservación y no aporta elementos que "no están plenamente constatados" en la obra original.

La alcaldesa, Emma Buj, abogó por una pronta autorización de la Comisión porque el tramo afectado "no está en las condiciones adecuadas, sobre todo estéticamente". Buj se preguntó por qué la solución inicial, aprobada en 2006 por Patrimonio, "ahora no se considera conveniente" por el mismo organismo. La alcaldesa dijo que desde el Ayuntamiento hace "todo lo posible" por acometer la restauraciòn del tramo dañado y pidió criterios claros de intervención porque podrían darse problemas similares más adelante con la prevista demolición de otras casas adosadas.

Etiquetas
Comentarios