Teruel
Suscríbete por 1€

Camarena de la Sierra recupera su panadería tras la fuga de los últimos inquilinos

?Los antiguos panaderos colgaron el cartel de “vacaciones” en noviembre y no han vuelto a aparecer por el pueblo.

Panadería de Camarena de la Sierra
Panadería de Camarena de la Sierra
M. N.

Sin noticias de los últimos panaderos y con la puerta del horno cerrada a cal y canto. Así se encontraban los vecinos de Camarena de la Sierra, en la Comarca de Gúdar-Javalambre, desde el pasado mes de noviembre. La pareja que llevaba las riendas de este servicio municipal colgó el cartel de “vacaciones” a finales de año y, desde entonces, nadie los ha vuelto a ver por el municipio.

Hace escasos días, el Ayuntamiento de esta localidad turolense recuperaba su panadería y la vivienda donde vivían sus ex-regentes, a las que no tenían acceso desde que éstos se marcharan del municipio sin decir nada a nadie y sin devolver las llaves de los inmuebles. El consistorio necesitaba una orden judicial para poder entrar y tras casi ocho meses a la espera y sin servicio, por fin pudo acceder de nuevo a las instalaciones.

Ante el abandono del servicio, el Ayuntamiento interpuso una denuncia contra los gestores de la panadería municipal y el pasado junio, el consistorio ganó el juicio por “incomparecencia de los adjudicatarios”. Según relata el alcalde de Camarena de la Sierra, Ramón Gimeno, para poder entrar fue necesaria la intervención de un cerrajero y miembros del Ayuntamiento, del Juzgado de Teruel y la Guardia Civil supervisaron la apertura. “Entramos con un inventario de todos los enseres para comprobar que no faltaba nada”, asegura el primer edil. “Lo que sí comprobamos es que no había luz, por impago, y no pudimos comprobar el correcto funcionamiento de las más máquinas”, continúa el primer edil. “Estos días, los electricistas están trabajando en la renovación de la instalación y en cuanto acaben, revisaremos todo para poder sacar el servicio a concurso cuanto antes”, añade. 

Desde noviembre, los vecinos encargan y compran su pan diariamente en la única tienda del pueblo, pero todos esperan la pronta recuperación del servicio. Óscar, quien vive en Teruel, lleva las riendas de la tienda junto a su hermana y se encarga de comprar allí el pan y subirlo diariamente hasta Camarena. Aunque durante el año solo un centenar de vecinos vive en la localidad, durante este mes de agosto la población llega a multiplicarse incluso por diez. “Este mes no cabe ni un solo coche más en el pueblo y, además, tenemos dos campamentos de verano”, apunta Gimeno.

Buscan una familia con hijos y experiencia en la panadería

El Ayuntamiento ya tiene las nuevas llaves de los locales y a pesar de esta “mala experiencia”, quiere volver a adjudicar el servicio cuanto antes. Lo harán por concurso público y solo podrán optar a él panaderos que conozcan el oficio y, si puede ser, que tengan hijos en edad escolar para ayudar a mantener abiertas las puertas de su escuela.

Este año, gracias a la llegada de dos nuevas familias –una, descendiente del pueblo y con dos hijas y otra, al Albergue de Montaña con un hijo-, contará con siete u ocho alumnos. “El requisito imprescindible para la nueva familia es que sepan hacer pan y después, si saben hacer pasteles, mejor que mejor”, apunta Gimeno. Los últimos adjudicatarios estuvieron seis años trabajando en Camarena y aunque al principio “todo parecía funcionar bien”, el final “no fue el esperado”, lamentan desde el consistorio.

Para facilitar la llegada de los nuevos panaderos, el Ayuntamiento facilitará de nuevo la vivienda municipal situada justo encima de la panadería y ambos alquileres alcanzarán los 120 euros mensuales –lo mismo que pagaban los anteriores-. “Es algo simbólico”, apunta Gimeno. “Lo que queremos es abrir de nuevo la panadería cuanto antes, porque es un servicio necesario para el pueblo”, añade. 


Etiquetas