Despliega el menú
Teruel

La Guardia Civil investiga la muerte de un hombre hallado en una cuneta de Alcañiz

El fallecido, de Huesca y montador de una feria, cayó por un talud de 9 metros en extrañas circunstancias.

Un vecino de Huesca de 57 años de edad, J. P. C. A., falleció el jueves en Alcañiz tras precipitarse por un talud de nueve metros en extrañas circunstancias. El suceso está siendo investigado por parte del Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Alcañiz. El fallecido se encontraba en la capital del Bajo Aragón ayudando en el montaje de una atracción de la feria que se organiza todos los años en Alcañiz con motivo de la festividad de Semana Santa.

Según fuentes municipales, la procedencia de los feriantes con licencia era tanto de Aragón como de Levante y Portugal. Ayer se le realizó la autopsia al fallecido en Alcañiz, aunque después se llevaron el cuerpo al Instituto Anatómico Forense de Zaragoza para continuar investigando. Fuentes de la Guardia Civil no quisieron adelantar si ayer ya se habían realizado interrogatorios al amigo del fallecido o a los propietarios del resto de atracciones, que no quisieron hacer declaraciones al respecto.

Fue encontrado cerca de la feria

El cuerpo sin vida del hombre fue encontrado el jueves por la noche en Alcañiz, en la cuneta de la salida de la ciudad hacia la N-211 dirección Caspe, cerca del camino de la vía, aproximadamente a 500 metros de la feria. Un vecino de la localidad que paseaba por la zona halló el cadáver. Al parecer, el hombre habría caído desde una roca que sobresale de la variante de Alcañiz y que está justo encima del lugar de los hechos. El cuerpo presentaba un fuerte traumatismo en la cabeza. El fallecido permaneció hasta pasadas las once de la noche en el arcén cubierto con una manta térmica mientras continuaba la investigación policial. No se conoce cuánto tiempo llevaba el cuerpo en el lugar de los hechos cuando lo encontraron, pero fuentes policiales aseguraron que no ha habido ninguna denuncia por desaparición.

El vecino de Alcañiz que halló el cadáver paseaba por las inmediaciones con la intención de recoger espárragos silvestres, una práctica habitual en estas fechas primaverales, y encontró el cuerpo oculto bajo unas ramas. Probablemente por eso, no se halló antes.

El alcañizano llamó a emergencias y, hasta la zona, se trasladaron varias patrullas de la Policía Local de Alcañiz, la Policía Judicial y la Guardia Civil. También varios conductores que pasaban por la carretera se interesaron por el suceso. No obstante, no hubo incidencias de tráfico ni se vio afectada la circulación.

Etiquetas