Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Patrimonio

Testimonios del olvido de pueblos abandonados de Teruel

Una exposición recoge en Calamocha una muestra de objetos dejados atrás por los emigrantes turolenses en pueblos abandonados durante el siglo XX.

Luis Rajadel. Teruel Actualizada 31/10/2013 a las 13:00
11 Comentarios
Algunos de los objetos encontrados en pueblos abandonados de TeruelJORGE ESCUDERO

Una botella de 'Agua milagrosa para curar todas las enfermedades de la vista', una lata de sardinas de los años 50 del siglo XX, una cantimplora militar y casquillos de la Guerra Civil, un salvoconducto de la posguerra, una revista filonazi de los años 40, una foto amarillenta de dos masoveros de 1926 o un balón de fútbol de cuero cosido a mano. Y así hasta completar un fondo de medio centenar de objetos singulares recuperados en los últimos dos años en los 27 núcleos de población que se han abandonado en Teruel en los últimos tres cuartos de siglo.

Constituyen un muestrario evocador de la historia rural desde la Guerra Civil hasta los años del Desarrollismo, cuando la despoblación se cobró decenas de piezas -pueblos- en la provincia. La colección, donada por su compilador, Luis del Romero, a la Fundación San Roque del Ayuntamiento de Calamocha, se mostrará por primera vez al público en la exposición 'Territorios abandonados', que el 1 de noviembre se inaugura en la sala de exposiciones de la capital del Jiloca. Se podrá visitar hasta finales de mes y, a continuación, podría tener carácter itinerante.

Los investigadores de la Universitat de València Luis del Romero, Antonio Valera y Laura Lara recogieron durante sus excursiones para documentar y confeccionar la lista de pueblos abandonados en Teruel en el siglo XX pequeños objetos personales y documentos que constituyen el último vestigio de vida de los despoblados. En ocasiones reflejan la precipitación o el descuido del abandono definitivo porque los últimos vecinos no se molestaron ni en llevarse con ellos los objetos más íntimos, como cartas personales, documentos o fotos de familiares. Según Del Romero, son testimonios de un proceso despoblador que sigue latente y que, si las cosas no cambian, provocará el cerrojazo de otros pueblos a medio plazo.

La gerente de la Fundación San Roque, Isabel Moragriega, resalta el carácter sentimental de la colección, integrada por elementos que “invitan a pensar en la sensación de las últimas personas que vivieron en los núcleos despoblados y en la tristeza que debieron sentir al dejar su forma de vida habitual para siempre”. “Además -señala- en algunos casos se evidencia que, al partir, los vecinos que se marchaba no se llevaron ni los objetos más personales”.

Luis del Romero define el fondo como “pequeños fragmentos de historia que sirven para imaginarse cómo era la vida en aquellos lugares hace poco tiempo”. Añade que algunos objetos de valor emotivo se quedaron para siempre olvidados porque sus propietarios querían regresar y no lo hicieron o ni siquiera quisieron volver la vista a un pasado “duro para ellos”.

Parte de los documentos están impregnados de una fuerte carga ideológica, como el carnet de un militante del Partido Radical Socialista de Aliaga de 1931 con su cuota correspondiente, la Cartilla de la Madre editada por la Sección Femenina de la Falange en los años 40 para fijar el papel de la mujer en el primer franquismo o un ejemplar de la revista pronazi ASPA cuya portada está ocupada por una gran foto de Hitler estrechando la mano de Mussolini en 1943.

Otros documentos dan fe de la lacra de la emigración que vació los pueblos como consecuencia de la búsqueda de mejores horizontes económicos. En una carta, un emigrado de Olba se dirige a sus padres en el pueblo desde Barcelona y les cuenta los progresos sociolaborales que experimenta en la gran ciudad. Un manoseado plano de la capital catalana de 1973 confirma a esta ciudad como destino preferente de la emigración turolense.

Pero Isabel Moragriega advierte de que el fondo no es solo un testimonio del pasado sino que constituye también una “advertencia” de lo que puede pasar en muchos núcleos de la provincia que sobreviven con vecinos que se pueden contar con los dedos de una mano. Del Romero considera que el fenómeno de la despoblación “sigue vigente” en Teruel.


  • Teruel abandonado04/11/13 00:00
    Buenas, soy uno de los investigadores del proyecto y me gustaría aclarar que el motivo de esta exposición junto con la publicación es llamar la atención sobre un fenómeno trágico como es la despoblación que ha asolado y sigue haciéndolo tierras como las de Teruel y en el que tanto propietarios como administraciones tienen la llave para que no siga sucediendo. Respecto a los objetos hallados, cabe indicar que se provienen de casas completamente en ruinas y en muchos casos, sobre todo documentos, que de no haberlos rescatado habrían desaparecido para siempre. Han sido recuperados y puestos a disposición de un fondo público para su custodia y difusión. No obstante nos alegraría bastante dar con algún descendiente de los propietarios de estos objetos para que recuperara su custodia si así lo desea y para que nos ayudara a reconstruir la historia de muchos de estos lugares de los que se sabe muy poco.
  • Juan01/11/13 00:00
    El Gobierno de Aragón cierra escuelas en los pueblos de Aragón que hacen posible esta indecencia.
  • Pep01/11/13 00:00
    Estará razonablemente documentado y supuestamente en buenas manos, pero no dejan de ser objetos personales de gente que seguramente no habrá renunciado a ellos. En mi opinión si las casas tienen dueño y alguien entra sin el permiso de este, esto no se debe hacer..
  • Tamberlick31/10/13 00:00
    Mariano, al tener menos de 100 años no están copnsiderados anitgüedades ni protegidos legalmente como tales,y en cuanto a su propiedad son como lo que te puedas encontrar tirado en la basura.. Y si se documenta adecuadamente lo que se "excava", tampoco puede ponerse ninguna objeción científica.
  • gris31/10/13 00:00
    NO Timberlick, no estaban en la basura. Son objetos privados que estaban en casas particulares de gentes que mantenían la esperanza de volver. Es moralmente reprobable, no pontifiques tan radicalmente.  Sin embargo, tron78 tiene razón. Su destino era, lamentablemente, acabar bajo las ruinas. Un  dilema que no admite blancos y negros absolutos.
  • ana31/10/13 00:00
    mis abuelos emigraron dejaron su casa con todo dentro emigraron dejaron su España querida su nieta los recordara sienpre
  • Mariano O.31/10/13 00:00
    ¿Esto no es expolio arqueológico? Igual me da un casc romano que un balón de fútbol no dejan de ser objetos del pasado irrepetibles. Pregunto.
  • Vanesa31/10/13 00:00
    Primero fue la emigración por mejoras económicas o calidad de vida, luego la expoliación que terminó con los pueblos, llenándose de amigos de lo ajeno.
  • JOSEFA31/10/13 00:00
    "Precipitación o descuido". Lo que el articulista califica como tales a los objetos "íntimos" dejados en SUS casas, a mi me dá la impresión de que son los anclajes a sus vidas, no lo abandonan sino que piensan que algún día su vuelta a casa será posible y allí se reencontrarán con su pasado y con ellos mismos. Objetos que por sí mismos no les sirven para nada allí donde vayan a ganarse el pan, pero forman parte de su más íntimo yo. Me pregunto de quién son esas casas, si siguen siendo los legítimos propietarios, si es legal "entrar y coger" ¿?.
  • tron7831/10/13 00:00
    ¿Expolio?, ¿es broma o es decir tontadas por matar la mañana?, ¿pero vosotros habéis estado alguna vez en un pueblo abandonado de Teruel?. Son pueblos donde no hay más futuro para ese patrimonio que quedar bajo los escombros cuando se terminen de hundir los tejados. Esto no es el Pirineo, aquí no hay neorurales de vuelta al medio natural, ni exjipis aburguesados en restauración de fin de semana. Aquí el pasado va desapareciendo sin remedio. Así que menos criticar por criticar y más agradecer a estos investigadores, de Valencia, su trabajo. Si no fuera por ellos muchos no sabrían ni que en Teruel hay pueblos abandonados y nunca nadie se habría vuelto a parar delante de estos objetos para reflexionar dos minutos. De todas formas, si es que habéis leído la noticia, queda claro el aval de una Universidad del Estado y el destino de los fondos a una Fundación, así que por legalidad no será. Enhorabuena por el trabajo. 
Ver más comentarios


Salud

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo