Despliega el menú
Teruel

TERUEL

De San Julián al centro urbano sin dar un paso

San Julián romperá con su condición de barrio periférico de Teruel gracias a un doble ascensor que salvará el acusado desnivel que separa esta zona de la ciudad del Centro Histórico. El diseño elegido, obra del arquitecto turolense Joaquín Andrés, prevé una impactante torre de 35 metros de altura forrada de acero corten por cuyo interior discurrirá el elevador y que estará rematada por una pasarela de 20 metros conectada con la explanada de la puerta principal de la estación de autobuses. Si todo va bien, el proyecto se redactará en 2009 y las obras, con un plazo de ejecución de ocho meses, se licitarán y empezarán a ejecutar en 2010 con financiación del Gobierno aragonés.

La propuesta de Andrés, ganadora del concurso de ideas convocado por la DGA, será objeto de retoques durante su plasmación en proyecto, de acuerdo con las recomendaciones del jurado que eligió esta solución -bautizada como Atalaya- entre 14 aspirantes. Los cambios planteados pretender dar un aspecto más esbelto a la torre -de sección cuadrada y prevista inicialmente con 7 metros de lado-, dotar de una potente iluminación artística al conjunto y acercar lo máximo posible esta estructura vertical a la ladera de la estación de autobuses. Andrés considera "viables" las indicaciones del jurado, sin que desvirtúen su propuesta.

El arquitecto explicó que, al diseñar la torre-ascensor, se ha inspirado en las torres albarranas medievales -construidas fuera de los recintos amurallados- y en los campanarios mudéjares de la ciudad. Aclaró que su propuesta "no pretende competir" con las torres Patrimonio de la Humanidad, de las que solo toma "el concepto", pero no la decoración ni los materiales. Resalta que su intención es desarrollar un proyecto con materiales y diseño "actuales". La "piel" de la torre del elevador será de acero corten y la pasarela y el mirador que la rematarán serán de cristal. Sin embargo, no descarta incorporar alguna "referencia" mudéjar al conjunto.

La asociación de vecinos de San Julián, que se ha mostrado muy combativa al reclamar un acceso mecánico al Centro Histórico, valora positivamente la opción elegida. Pilar Gómez, tesorera de la entidad vecinal, se mostró "muy contenta" con el resultado del concurso de ideas.

También apoyó el emplazamiento elegido, junto a la estación de autobuses, y los retoques planteados por el jurado del concurso. Joaquín Andrés señala que el emplazamiento que propone es el que causa "menos afección" visual, aunque está condicionado al traslado de un transformador eléctrico.

Etiquetas