Despliega el menú
Teruel

FIESTAS DEL ÁNGEL

Misterio y poemas para el inicio oficial

El escritor turolense Javier Sierra pronunció ayer su pregón inauguralEl Ayuntamiento dio los premios del Certamen Nacional de Poesía 'Amantes de Teruel'

Javier Sierra, pregonero de estas fiestas, habló del misterio que encierra la Vaquilla.
Misterio y poemas para el inicio oficial
A.G.

El acto oficial de arranque de las Fiestas del Ángel de Teruel tuvo ayer un protagonista de excepción, el escritor turolense Javier Sierra, que ha logrado, entre otras proezas, ser uno de los autores españoles contemporáneos más traducidos a otros idiomas así como que sus libros figuren en las listas de los más vendidos de Estados Unidos.

 

Trajeado y con un puñado de folios sobre el atril, Sierra, llevado, como en sus libros, por un deseo de conocer más allá de lo que se ve, habló del misterio de la Vaquilla turolense, de sus orígenes atávicos y de todo lo que oculta la tradición vaquillera. Para el escritor, el toro tiene que ver con el enfrentamiento del hombre a la muerte y, junto con el ángel, otro elemento presente en el escudo de Teruel y en el imaginario vaquillero, no reflejan sino la lucha y el debate entre lo humano y lo trascendente.

 

La iglesia de San Pedro, que desde su restauración se ha convertido en el marco arquitectónico preferido por las instituciones turolenses y aragonesas para la celebración de los actos más brillantes y simbólicos, se llenó de público, un público vestido con elegancia que aplaudió con gran entusiasmo cada momento del evento.

Proceso alquímico

Sierra tuvo palabras esperanzadoras respecto al futuro de Teruel. Dijo que la ciudad, de un tiempo a esta parte, vive un proceso "alquímico" y que los artífices de esta transformación son las autoridades locales o alcaldes, que están convirtiendo "el plomo de Teruel en oro", en alusión a la belleza que exhibe actualmente la iglesia de San Pedro.

 

El escritor no pudo evitar recordar los años de niñez y adolescencia que vivió en Teruel. Se acordó de su colegio de parvulitos, el Juan Espinal, y de cómo su curiosidad, la misma que más tarde le llevaría a investigar y escribir sobre lo que hay al otro lado de las cosas, le hizo meter la cabeza entre dos barrotes de una reja y quedar allí encajado hasta que pudieron sacarle. Añadió que, cuando con 15 años tuvo que irse de Teruel a la costa levantina por cuestiones laborales de sus padres, lloró como nunca lo había hecho.

 

El alcalde de Teruel, Miguel Ferrer, se mostró muy orgulloso de haber logrado que un escritor como Javier Sierra pronunciara el pregón de inicio de las fiestas de la ciudad. "No faltan posibles pregoneros, pero la mayoría se lo piensan mucho antes de decir que sí", explicó.

 

Ferrer expresó su deseo de que estas fiestas del Ángel transcurran "con completa normalidad". Dijo que las novedades que ofrece esta edición -nuevo empresario taurino y más actos infantiles- mejorarán los festejos, pero se apresuró a subrayar que "en cuanto a la Vaquilla, que no nos la toque nadie, que así está bien".

 

El alcalde explicó que en los últimos años, y en especial en 2008, cuando la autovía Mudéjar entre Valencia, Teruel y Zaragoza, ya se había terminado, se ha advertido un aumento del número de visitantes y, por tanto, una mayor masificación de la fiesta.

Más cerca de los días grandes

Tras este fin de semana, repleto de actos, comenzará la recta final hacia los días grandes. El próximo sábado por la tarde tendrá lugar la puesta del pañuelico al Torico y con ella el estallido de la Vaquilla, tres días en los que peñistas y visitantes vivirán en la calle una intensa fiesta.

Etiquetas