Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

El PSOE acepta la oferta de Ferrer y asume más competencias para superar la crisis municipal

Los grupos de la oposición consideran que el conflicto desatado por la guerra interna del PAR se cierra en falso.

Ferrer, en primer término, con Simón, Martín y Buj -de izquierda a derecha-, portavoces de PSOE, CHA y PP.
El PSOE acepta la oferta de Ferrer y asume más competencias para superar la crisis municipal
A.G.

Los dos partidos del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Teruel, PSOE y PAR, prentaron ayer una redistribución de las competencias municipales con la que dieron por zanjada la crisis abierta con la destitución del parista Julio Esteban de todas sus delegaciones por su compañero de partido el alcalde, Miguel Ferrer. Tanto Ferrer como la teniente de alcalde, la socialista Lucía Gómez, ratificaron la solidez de la coalición y su estabilidad por lo que resta de mandato.

El alcalde aceptó prácticamente en su integridad la propuesta de reparto de funciones que le presentó el grupo socialista, que aparcó su postura inicial de mantener en manos paristas las delegaciones vacantes por el cese de Julio Esteban -Aguas, Limpieza, Policía Local, Seguridad Ciudadana y Fiestas-. Entre las áreas que pasan del PAR al PSOE, figuran Fiestas y Aguas, mientras que el PAR conserva Policía Local, Seguridad Ciudadana y Limpieza; está última, gestionada directamente por el alcalde.

El reto de mejorar la limpieza

Miguel Ferrer, que justificó la orden de cese de Esteban por su pérdida de confianza y en beneficio de la ciudad, adelantó que habrá una "nueva forma de actuar" en materia de limpieza, porque "es una asignatura pendiente para el Ayuntamiento". Ferrer estimó, no obstante, que la situación no es tan mala "como la percibe la ciudadanía, porque se han producido avances". Aún así, mejorar este servicio será "prioritario".

La reestructuración ha intentado evitar cambios drásticos en el reparto de las áreas no afectadas por la destitución de Julio Esteban. Sin embargo, el consejero delegado de la sociedad municipal Urban Teruel S. A., el parista Luis Muñoz, deja paso al concejal socialista Gaspar Lozano, aunque se encargará de la vicepresidencia de la sociedad, de nueva creación.

El alcalde mostró su "agradecimiento" al PSOE por su disposición a llegar a un acuerdo que "cierra la crisis" abierta con la dimisión de la concejala socialista Ana Verdejo y la destitución de Julio Esteban. Miguel Ferrer explicó que el equipo resultante es "más compacto" al aglutinar en una misma persona competencias "afines" que hasta ahora estaban en manos de diferentes concejales.

Lucía Gómez dio por "superada" la inestabilidad del equipo de gobierno con el objetivo de "garantizar que la ciudad progrese, y mejore la calidad de vida de los ciudadanos". Gómez garantizó la gobernabilidad del Ayuntamiento con la suma de los 7 concejales del PSOE y los 4 del PAR. Sin embargo, el parista Esteban -que ha anunciado que no romperá la disciplina de voto de su partido- queda en un situación comprometida al no desempeñar ninguna labor de gestión y limitarse su papel al de mero espectador del funcionamiento municipal.

El portavoz del PSOE, Pedro Joaquín Simón, trasladó un mensaje de "tranquilidad" a la ciudadanía sobre la situación del Ayuntamiento. Añadió que el reparto acordado entre PSOE y PAR ha sido equilibrado. Por su parte, el portavoz del PAR, Luis Muñoz, describió los cambios como "si en un equipo de fútbol se reasignan las posiciones de los jugadores para ganar el partido: en este caso, que la ciudad siga adelante".

La oposición coincidió en señalar que el nuevo reparto de responsabilidades entre PSOE y PAR cierra en falso la crisis del equipo de gobierno. La portavoz del PP, Emma Buj, opinó que la inestabilidad "no termina aquí". La concejala tildó de "surrealista" que un concejal del equipo de gobierno no tenga ninguna labor de gestión porque "el alcalde no confía en él" y mostró sus dudas de que esa situación se pueda mantener hasta el final del mandado. Para la edil, el PSOE sigue sin asumir la gestión que le corresponde por su peso en la coalición con el PAR y se ha limitado a "aparentar que echa una mano". El PP adelantó que seguirá de cerca el área de Limpieza por "la dedicación que exige".

El portavoz de CHA, Paco Martín, mostró sus "dudas" sobre la estabilidad del equipo de gobierno. A su juicio, es cuestionable "la fiabilidad de un edil -en referencia a Julio Esteban- respecto a un proyecto del que ha sido apartado". El edil señaló que Esteban, en materia de gestión municipal, se queda en la misma situación que los ediles de la oposición, pero puntualizó que en sus manos está la mayoría absoluta de la Corporación y, por lo tanto, la gobernabilidad del Ayuntamiento.

Luz verde a la reforma del Óvalo

La Comisión de Infraestructuras aprobó el proyecto para reformar el Óvalo y reimplantar el doble sentido de circulación rodada. Esta actuación costará 423.902 euros, a los que habrá que sumar una cifra similar en una obra aneja en la calle Joaquín Arnau. Se trata de un proyecto que, en su día, motivó discrepancias entre el alcalde y el destituido Julio Esteban. El Óvalo fue completamente transformado en 2003 según un premiado diseño del prestigioso arquitecto David Chipperfield.

Etiquetas