Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Una réplica del Puente de Hierro destruido en la Guerra Civil une las dos márgenes del Turia

La pasarela es una de las obras más singulares del acondicionamiento de las riberas del río como zonas de ocio

Las dos márgenes del río Turia a la altura de los Franciscanos de Teruel quedaron unidas ayer para el tránsito peatonal con la reposición del Puente de Hierro, una actuación enmarcada en la última fase del acondicionamiento de las riberas para el uso ciudadano. La pasarela metálica imita el aspecto del puente existente desde finales del siglo XIX hasta principios del XX y que fue destruido durante la Guerra Civil.

El nuevo Puente de Hierro, de acero laminado, pesa 24 toneladas y mide 30 metros de largo por 3 de ancho. Su instalación forma parte del proyecto de reforma de las riberas como zona verde de la ciudad que ejecuta la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) por 1,3 millones de euros. El director de las obras, Tomás Nebot, explicó que el proyecto del paseo y el parque fluvial, ejecutado por la empresa OCIDE, se terminará en un plazo aproximado de dos meses. Se configurará así un recorrido peatonal de tres kilómetros por ambas márgenes del cauce entre el nacimiento del río Turia y la variante de la N-234.

La colocación del Puente de Hierro, que tendrá carácter exclusivamente peatonal, recupera la imagen que la zona tuvo entre finales del siglo XIX y principios del XX. Tomás Nebot explicó que el diseño de la nueva pasarela imita el de su antecesor histórico, aunque con elementos más actuales.

Todavía le faltan algunos trabajos de acabado, como el pintado y la valla perimetral, que se inspirará en la existente en el Viaducto Viejo. Nebot explicó que el puente entrará en servicio simultáneamente con el final del proyecto de las riberas. Aguas abajo, la intervención de la CHJ ha incluido la colocación de un puente de tablas de madera que, a pesar del poco tiempo transcurrido desde su instalación, está ya salpicado de pintadas.

Para colocar el nuevo paso sobre el río fue necesario utilizar dos grúas -una con capacidad para mover 170 toneladas y otra para 130-. El Puente de Hierro fue trasladado hasta Teruel en seis grandes piezas que se han ensamblado y soldado junto a su emplazamiento definitivo. Numerosos vecinos se acercaron al lugar donde se realizaba el operativo para colocar la estructura metálica sobre los estribos situados a ambas márgenes. Un vecino comentaba que estaba "familiarizado" con la imagen del Puente de Hierro sobre el Turia por "las fotos antiguas".

Una obra pionera

El cronista oficial de Teruel, Vidal Muñoz, explicó que el Puente de Hierro, levantado en 1868, fue "dinamitado" durante la Guerra Civil. Muñoz vinculó su construcción con la denominada arquitectura del hierro, que floreció en la segunda mitad del siglo XIX y que tuvo en la Torre Eiffel a su principal exponente internacional.

Tras su destrucción, el Puente de Hierro fue sustituido por una pasarela de hormigón de diseño poco cuidado. Tomás Nebot explicó que durante las obras de preparación de los estribos del nuevo puente y de acondicionamiento de las riberas aparecieron varios obuses de la contienda que tuvieron que retirar los artificieros de la Guardia Civil.

Etiquetas