Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Los restos medievales del cementerio de la iglesia de San Pedro serán visitables

Algunas estructuras corresponderían a la casa de los Sánchez Muñoz, una de las familias turolenses más importantes del siglo XIV, ligada a la leyenda de los Amantes.

Los restos de las viviendas del siglo XIV, descubiertos en unas excavaciones arqueológicas en el jardín-cementerio de la iglesia de San Pedro de Teruel, se podrán visitar, según decidió ayer la Comisión Ejecutiva de la Fundación Amantes.

El máximo órgano de la institución que gestiona el conjunto monumental presidido por los sarcófagos de Isabel y Diego optó por integrar estas estructuras medievales al proyecto de restauración del claustro y cementerio de San Pedro que se está desarrollando en la actualidad. Entre estos elementos podrían encontrarse los restos de la vivienda de los Sánchez Muñoz, una de las familias más importantes del Teruel medieval, ligada a la leyenda de los Amantes.

El tratamiento de los vestigios arqueológicos se configura como la actuación estrella de la última fase del proyecto de restauración del claustro y del jardín-cementerio. La intervención en el primero de los espacios se encuentra en la recta final, de manera que las previsiones apuntan a que concluya en el mes de mayo.

El alcalde y presidente de la citada comisión, Miguel Ferrer, señaló que el primer paso que se llevará a cabo para recuperar esta zona exterior consistirá en encargar el proyecto a los arquitectos Antonio Pérez y José María Sanz, los mismos técnicos que han dirigido los trabajos del claustro y que también han planificado la restauración de todo el mudéjar turolense.

El hecho de hacer visibles los vestigios de las casas enriquecerá la visita al conjunto monumental, a juicio del director general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, Jaime Vicente. Según subrayó, "son muy interesantes porque en Teruel no es frecuente localizar estructuras de viviendas del siglo XIV, debido a la gran alteración que ha sufrido la ciudad a lo largo de los siglos".

Construcciones endebles

La propuesta de la Fundación Amantes no está, sin embargo, exenta de complejidad, ya que, en opinión de Jaime Vicente, se trata de estructuras "muy endebles, fabricadas en yeso, que plantean serios problemas de conservación".

Agregó que se estudiará la viabilidad de diversas soluciones "para desarrollar una musealización abierta" de los restos, partiendo como base de los datos sobre clima y resistencia de materiales que obtengan los arquitectos. El director general señaló que será fundamental, asimismo, "optar por unos sistemas de protección poco impactantes", que no impidan la visión del claustro o del ábside.

Entre los restos destacan algunas estancias correspondientes a depósitos utilizados para decantar líquidos, a un aljibe y a tres hornos de planta circular y abovedada que, según los primeros indicios, pudieron servir para la elaboración del cristal de las vidrieras de la iglesia de San Pedro.

La idea de minimizar cualquier elemento que obstaculice la perspectiva de ciertos elementos constructivos de la iglesia ha motivado que la Fundación Amantes renuncie a la posibilidad de levantar un pequeño edificio de servicios contiguo a una de las medianeras del jardín. En su lugar, se ha propuesto el acondicionamiento de una sala subterránea, bajo la antigua capilla de los Amantes. "Ha primado el valor del claustro sobre la la funcionalidad", explicaba Vicente. Añadió que el proyecto final definirá un patio libre, ajardinado, "dispuesto para el paseo y el relax".

La intención es ejecutar la musealización de este espacio lo más rápidamente posible, de manera que este mismo año pueda abrirse al público. El director general de Patrimonio dijo que la intervención en el jardín-cementerio puede llevarse a cabo sin grandes demoras. "Todo depende -agregó- de la complejidad de la estructura de protección de los restos arqueológicos por la que se opte".

Etiquetas