Aragón

VIOLENCIA DE GÉNERO

Solo el 10% de los maltratadores reeducados dentro de prisión reincide

Aragón cuenta en sus cárceles con 171 reclusos por violencia de género, 17 de ellos por asesinato u homicidio. Zuera ofrece terapias psicológicas de un año de duración para reconducir la conducta del delincuente.

La cárcel de Zuera
Solo el 10% de los maltratadores reeducados dentro de prisión reincide
HA

El programa de tratamiento psicológico que ofrecen las cárceles españolas a los presos por delitos de violencia de género comienza a dar buenos resultados. Este sistema de reeducación fue implantado en 2004, por lo que sus responsables cuentan ya con las primeras conclusiones. La principal de ellas señala que solo el 10% de los reclusos que acceden a la terapia reinciden.

Se trata de «un buen dato» que «debe seguir analizándose», según explican fuentes de Instituciones Penitenciarias, ya que «es necesario un proceso de observación de cinco años como mínimo».

La cárcel de Zuera es uno de los centros donde se ofrece esta terapia. En Aragón hay en la actualidad 171 presos por violencia de género: 41 por lesiones, 38 por malos tratos, 32 por quebrantamiento y 17 por asesinato u homicidio. El penal zaragozano ha iniciado en mayo un nuevo programa con diez reclusos que recibirán –voluntariamente- atención especializada. En el conjunto del país, durante el primer trimestre, han accedido a este programa 520 internos.

«Se realizan en grupos pequeños, nunca más de 15 personas, para que sea una terapia participativa, más que un simple curso», señala el psicólogo Alfredo Ruiz Alvarado. Se trata de sesiones semanales de tres horas, que se prolongan durante un año. En ellas, los psicólogos y educadores buscan «disminuir la probabilidad de reincidencia, modificar las actitudes sexistas y proteger a las víctimas», precisa el experto.

Para tal fin, el programa se articula en diversas áreas de actuación, como evitar las distorsiones cognitivas (aquellas por las que el agresor justifica su acción), analizar el daño generado en las víctimas, incluidos los hijos o el entorno familiar, o reconocer los diferentes tipos de violencia (física, sexual, psicológica…). Según las encuestas de valoración que manejan desde Instituciones Penitenciarias, el 90% de los internos valoran positivamente su paso por las terapias, «pese a lo duro que en ocasiones supone remover sus sentimientos más interiores», reconoce Ruiz Alvarado.

80 personas evitan la cárcel en Aragón con programas de educación

Pero si los recursos de reeducación son útiles dentro de las prisiones, no los son menos fuera de sus muros. En concreto, de enero a abril de este año, 80 personas han evitado en Aragón el paso por la cárcel gracias a este tipo de terapias.

Se trata de una oportunidad que da el juez al delincuente, al que le ofrece asistir obligatoriamente a la terapia a cambio de seguir en libertad. Una opción que solo se contempla en delitos con penas menores.

Además, el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de la Mujer, ofrece un programa de tratamiento a hombres con problemas de control y violencia en el hogar llamado Espacio. Lo coordinan cuatro psicólogos de la comunidad que atendieron durante 2010 a 65 personas. Este servicio pretende hacer consciente al hombre de su papel en la resolución de las situaciones de violencia, trabajando estrategias y habilidades que les ayuden a controlarse y a desarrollar formas diferentes de afrontar conflictos.

Etiquetas