Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

HUESCA

Renfe prevé eliminar las lanzaderas a Huesca a cambio de nuevos regionales

Las lanzaderas de alta velocidad entre Zaragoza y Huesca tienen las horas contadas. La compañía Renfe prevé erradicar el servicio dentro de un mes, aunque lo paliará manteniendo las mismas frecuencias con los nuevos trenes regionales que llegarán en breve a la Comunidad. El fracaso de los Avant no tiene paliativos, ya que son los menos utilizados de toda la red española del AVE, con un porcentaje de ocupación que ni siquiera llega al 7%. La decisión no se hará extensiva a la ruta entre Zaragoza y Calatayud, en la que se pretende mejorar sus horarios para hacer el servicio realmente competitivo, e incluso cabe la posibilidad de reforzarlo gracias a la supresión de la de Huesca.

Los planes iniciales pasaban por aplicar la medida desde el 20 de septiembre, aunque la compañía lo ha retrasado hasta la firma del convenio de financiación de los servicios regionales con la DGA, que podría rubricarse antes de finalizar el mes. No obstante, la oferta y los horarios siguen invariables y por el momento no se ha bloqueado la venta anticipada de billetes para ninguna fecha

El más de medio centenar de maquinistas asignados en Aragón a la unidad de Media Distancia de Renfe están terminando el cursillo que les habilitará para conducir los nuevos regionales S599, fabricados por CAF. "El cursillo se está impartiendo por tandas en Zaragoza y dura tres días. Estamos a la espera de que nos digan cuándo se eliminarán las lanzaderas de Huesca", explicaron las citadas fuentes ferroviarias.

La compañía Renfe lleva tiempo barajando qué hacer con la lanzadera, puesto que la media de ocupación es ridícula desde que se estrenó hace más de un año: apenas se ocupan 16 de las 237 plazas disponibles en cada viaje. Los maquinistas apenas pueden sacar rendimientos a los trenes Avant por las limitaciones técnicas en el corredor, que no tiene prestaciones de alta velocidad.

De hecho, el viaje se alarga 42 minutos con una parada intermedia en Tardienta y los usuarios deben pagar por el billete sencillo 10,40 euros, mientras que hacerlo en un TRD por la línea convencional se alarga solo 16 minutos más por un coste muy inferior para el bolsillo, de 6,95 euros. Además, en este último caso sí se pueden bajar los usuarios en El Portillo, por lo que la diferencia se reduce a solo doce minutos e incluso pueden ganar tiempo al poder ahorrarse los transbordos con el autobús en la intermodal.

Las citadas fuentes ferroviarias añadieron que la supresión del Avant a Huesca, que implica tres trayectos por sentido al día, permitirá mejorar el servicio a Calatayud. Las dos rutas se cubrían con un único tren, por lo que Renfe decidió sacrificar a Calatayud a la hora de establecer horarios competitivos. El Ayuntamiento bilbilitano sostiene que el tren podría llenarse con tan solo ajustar sus horarios a las necesidades de los viajeros, ya que la demanda diaria triplica con creces la capacidad de la lanzadera.

De hecho, Automóviles Zaragoza mantiene cuatro autobuses exclusivamente para funcionarios entre Zaragoza y Calatayud. El viaje dura una hora, pero en los Avant se reduce por la línea de alta velocidad a solo 30 minutos.

Trenes directos a Valencia

 

Los nuevos convoyes regionales cubrirán, además de la ruta Zaragoza-Huesca, la línea de Teruel y los nuevos trayectos directos anunciados entre Zaragoza, Teruel y Valencia. Esta será una de las novedades que traerá consigo el nuevo convenio con Renfe, al que la DGA viene destinando unos 4,5 millones de euros. La cifra se podría disparar este año.

Aunque el compromiso político era asignar las primeras unidades del S599 a Aragón, la realidad es que Renfe los ha estrenado este verano en Castilla-León. La compañía sostiene que el convenio de 2008 sí establecía dedicar este tipo de tren a la Comunidad, pero dejaron muy claro que ahora no está vigente y que su llegada se supedita a la firma del nuevo acuerdo con la DGA.

Etiquetas