Aragón

BIEL, LÍDER DEL PAR

"Si el PSOE no se cree el Estatuto y el PP apoya el trasvase, acabaremos en la oposición"

En plena crisis de Teruel, sigue sin aclarar si será candidato en 2011 y desautoriza a los que reclaman un congreso en su partido.

Biel, líder del PAR y vicepresidente del Gobierno de Aragón
"Si el PSOE no se cree el Estatuto y el PP apoya el trasvase, podemos acabar en la oposición"
OLIVER DUCH

¿Cómo ha llegado el PAR a esta situación, con la espantada de Ferrer y otros 38 cargos públicos?

Los únicos problemas que tiene el PAR se nutren exclusivamente de asuntos de carácter personal. En la salida de Ferrer no hay ninguna cuestión de posicionamiento ideológico y se debe exclusivamente a que no ha conseguido el objetivo que pretendía o porque adivinaba que podría no ir en la próxima.

¿Ferrer se ha ido antes de que le echasen?

Tampoco es así. En Teruel se ha producido una rumorología en exceso. Igual adivinaba que no iba a ir en la lista, pero dije una cosa y se lo digo ahora para que se entere: es muy difícil quitar a uno que es alcalde.

Usted no paró esa rumorología.

No puedo estar todos los días metiéndome en los barros de esas rumorologías de media estofa. No puedo entrar en ese tema, tengo otras preocupaciones. Me preocupa mucho cómo va a estar Aragón en mayo del año que viene.

Pero Ferrer arrastra en su marcha a 38 cargos públicos.

Algunos de los que se van, se van porque no tienen la suficiente libertad de juicio para pensar por sí mismos. Yo he dicho en mi partido que no quiero corrales, sino personas con personalidad propia, que tengan ideas y trabajen. Luego hay otros que también tienen razones personales para irse. Pero las contaré el día que escriba mis memorias y a lo mejor estamos cerca.

Entonces, ¿no asume ninguna responsabilidad?

Cuando una persona comete la torpeza de marcharse de un partido que le he dado todo, no pensarán que voy a ser yo el responsable de nada, por favor. Eso está muy bien para los titulares. No puedo responsabilizarme de nada por mucho que haya cuatro correveidiles que andan por ahí emponzoñando la vida del partido.

Ferrer aseguró que había intentado hablar con usted sin éxito.

Por favor, por favor. Tonterías las justas. Oírlas me saca de quicio. Siempre que ha querido hablar conmigo, ha podido hacerlo. ¿Asumir una responsabilidad? Mire, bromitas las justas. ¿Asumir una responsabilidad cuando me he dejado la vida por este partido, cuando hemos pasado de ocho a nueve diputados, cuando estamos preparando cerca de 700 candidaturas municipales, por que cuatro personajes, adivinando algo que no sabían, podían pensar que no iban a ir en las listas? En este caso concreto, no tengo ninguna. Bueno, solo una que asumo: haberlo hecho del PAR.

¿Cree que Ferrer acabará integrando la candidatura de otro partido?

¿Qué lista le queda? Si se va después de haber estado 20 años en un partido autonomista a uno centralista como UPyD, él mismo se calificará. Este hombre lo que tenía que hacer es marcharse a su casa y quedarse tranquilo. Me ha sorprendido todo.

¿Tiene ya pensado quién será el sustituto en Teruel?

Tengo alguna idea. Pero si lo avanzo, provoco reacciones. En Teruel, a título teórico, hay que hacer de la necesidad virtud para hacer las cosas cada vez mejor e ilusionar más a los ciudadanos. Y en Zaragoza, también lo tengo claro y ya lo hicimos hace tres años y medio. El candidato a la presidencia, el que sea, tendrá que hacer un gran esfuerzo en la ciudad de Zaragoza y también en Teruel.

Precisamente, en el último comité local de Zaragoza se evidenciaron tensiones entre Alberto Contreras y Manuel Blasco.

Ese tema se resolverá. Debo de tener una virtud: me ven la cara y según cómo me ven, me llaman. Creo que la gente me quiere, la gente de mi partido, la inmensa mayoría, me respeta y me quiere. Por eso, me duelen cosas como las que han sucedido y me duele que se les dé tanta trascendencia a ese tema. Yo no soy un autoritario, soy mandón. A muchos de los que están ahora en la pomadilla, dejaron la cosa y yo les dí una salida. Si he tenido queja en el partido ha sido por blando.

¿Tiene decidido quién será el candidato a Zaragoza?

Todavía no hemos avanzado en este campo. Las dos personas que se están barajando me parecen muy válidas y no creo que haya ningún problema con nadie. De eso estoy absolutamente convencido.

Hace unas semanas dio por rota la coalición en la DGA.

No está rota, pero solo queda aprobar el presupuesto y que en marzo se convoquen elecciones. La legislatura está terminada. La coalición se acabará cuando se determine. La obra de teatro se ha acabado, eso no significa que los actores no estén en el mismo escenario.

¿Aguantará entonces el PAR con el PSOE hasta las elecciones?

Nos preocupan mucho las relaciones con Madrid. A mí me preguntan mucho que cómo voy a pactar con el PP, partidario del trasvase, y yo les digo ¿cómo voy a pactar con el PSOE que no se cree el Estatuto? Para nosotros, las dos cosas tienen igual importancia. Si el PSOE no se cree el Estatuto y el PP apoya el trasvase, podemos acabar en la oposición. Por eso, quiero un partido que esté dispuesto a eso, y no solo a negociar distintos cargos. Porque para ese objetivo político exclusivo, yo sería un estorbo. No estoy por eso.

Si el PAR se queda en la oposición en 2011, ¿usted continuará?

Si es así, yo no tengo ningún inconveniente en quedarme.

¿Ahora, le separan más cosas del PSOE que del PP o al revés?

Ahora mismo estoy equidistante. Le dije a Marcelino que tendrá que entender que, en este escenario político en Aragón, tengo que dejar claro que soy equidistante del PP y del PSOE. Tengo que buscar votos por el centro e intentar rascar por mi derecha y por mi izquierda, hasta donde llegue. Si consolido un potente centro, como mínimo con lo que tenemos ahora y con unas buenas candidaturas municipales, estoy haciendo la columna vertebral de Aragón.

Entonces, ¿cree que el PAR seguirá siendo decisivo?

Sí, por su propia posición de centro, lo cual no significa que vayamos a tener que estar en el gobierno. Lo que sí tenemos claro es que si el PAR no está en el gobierno, el gobierno de esta comunidad será muy complicado. La única posibilidad será un tripartito como el catalán, porque desde luego el PP mayoría absoluta no va a conseguir. Cada voto de más al PP es uno de menos al PAR y es una opción más para el tripartito.

En un hipotético tripartito, ¿el PAR resistirá en la oposición?

El PAR lo aguanta todo, ha estado ya en la oposición. Pero hay que cuidarlo. Este partido para Aragón es un lujo. Cuando convoquen elecciones, el PP y el PSOE saldrán ya con veinte diputados cada uno sin hacer nada. Y si no hicieran campaña, ganarían más votos porque así no se equivocarían. Pero mi partido tiene que trabajar y pedalear todos los días. A mi partido le hacen daño algunas cosas que se dicen, porque se multiplican por mucho porque somos un partido pequeño.

¿Le molestó que Iglesias no le comunicara su nombramiento como número tres del PSOE?

Él sabe que sí y me lo dijo. El día que nos tomamos un café, me lo dijo: "Hay dos personas que se me han enfadado, mi madre y tú". Pero esta pareja se termina ahora y cuando digo que se termina ahora, se termina. Las condiciones no son las mismas. Esto ha funcionado doce años por esa relación. Por razones de partido o políticas habría sido muy difícil. Una cosa es pactar con Marcelino y otra con el PSOE. Y ahora habrá que hablar con el PSOE y ese es otro problema, otra cuestión.

Iglesias se pronunció duramente sobre su idea de las diputaciones. ¿Le sorprendió?

No porque luego me llamó, pero las puestas en escena también hay que cuidarlas. Si quieres hacer una escenografía, tendrás que cuidar las puestas en escena. Yo no estoy cargándome las provincias, estoy sustituyendo las diputaciones por otro tipo de gobierno, como permite la Constitución. Cambiamos el nombre. Lo que era una diputación provincial se llama corporación provincial. Cuando veo algunas manifestaciones que hacen los dos partidos mayoritarios, pienso: el día 22 de mayo, ¿con quién me siento a hablar y de qué hablo?

Habla de que pactar con Iglesias no es lo mismo que con el PSOE, ¿cómo se lleva con Almunia?

Me llevo bien. Si llevarse mal conmigo es de torpes. Soy una persona muy receptiva, porque llevo mucho años en esto y he vivido ya de todo. Soy muy facilón políticamente. Me adapto. Para hacer una gran coalición, hay que procurar que no gane nadie ni pierda nadie.

Y con el PP, ¿han existido reuniones con Mariano Rajoy?

Han existido. Fue una comida en junio que duró tres horas y cuarto. Fue muy maja y afectuosa. Hablamos de política, de cómo veía yo Aragón, de la visión que tengo de España. No hablamos del trasvase. Cuando hablo con un político que puede ser presidente del Gobierno, hay que hablar de Aragón en España. No voy a hablar con Rajoy de la comarcalización. Es una persona muy normal.

Con Rudi, ¿cómo es la relación?

Ella es un poco distinta. La conocí en el 83 en las primeras elecciones autonómicas, hasta que se marchó a Madrid.

Fue la presidenta del Congreso cuando se aprobó el trasvase.

Y el PSOE nos metió una moción de censura.

¿Eso se supera en política?

Y qué vas a hacer. Si todos los problemas que te ha generado alguien los tuvieras siempre en consideración, no podrías hablar con nadie. Si a mí estas cosas no se me olvidaran, no podría hablar con nadie. Sobre todo cuando estás en el centro. El varapalo más gordo que me han dado es cuando se presentó la moción de censura. Entonces el portavoz del PSOE era Ramón Tejedor. Ahora es muy amigo mío. Según otra teoría, no nos deberíamos de hablar. Estos que se han marchado en Teruel han ido a dar con la persona que más cree que las cuestiones personales no deben primar.

Etiquetas