Aragón

Nieve polvo y dura en las estaciones de esquí aragonesas

Las estaciones de esquí aragonesas están abiertas y cubiertas de nieve de calidad polvo y dura, y algunas de ellas han incrementado el número de pistas y kilómetros puestos a disposición de los esquiadores.

Astún funciona hoy con 12 remontes, 34 pistas y 25,5 kilómetros esquiables con espesores de entre 25 y 90 centímetros de nieve polvo y dura.

La estación de Candanchú ha abierto 15 remontes, 32 pistas y 26,5 kilómetros esquiables con espesores de entre 10 y 90 centímetros de nieve polvo y dura.

En el valle de Benasque, Cerler funciona hoy con 14 remontes, 23 pistas y 31 kilómetros esquiables con espesores de entre 20 y 70 centímetros de nieve polvo.

La estación de Formigal, en el valle de Tena, ha puesto a disposición de los esquiadores 17 remontes, 39 pistas y 47 kilómetros esquiables con espesores de entre 30 y 60 centímetros de nieve de calidad polvo y dura.

En el mismo valle, Panticosa funciona con 8 remontes, 13 pistas y 5 kilómetros esquiables con espesores de entre 10 y 30 centímetros de nieve polvo y dura.

La estación turolense de Javalambre ha abierto hoy 5 remontes, 10 pistas y 9,9 kilómetros esquiables cubiertos de nieve polvo con espesores de entre 30 y 85 centímetros.

El otro centro invernal turolense, Valdelinares, funciona con 7 remontes, 8 pistas y 7,9 kilómetros esquiables con espesores de entre 35 y 100 centímetros de nieve polvo y dura.

Para la práctica del esquí de fondo, Candanchú ha habilitado 7,5 kilómetros cubiertos con espesores de entre 10 y 20 centímetros de nieve de calidad dura.

Llanos del Hospital, en Benasque, dispone de un circuito de 10,5 kilómetros cubiertos de nieve polvo y dura con espesores de entre 20 y 40 centímetros.

Etiquetas