INFRAESTRUCTURAS

Morlán asegura que autovía Jaca-Pamplona se reaundará en 2012

El Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, ha asegurado en Jaca que se reunirá con los tres presidentes de las comarcas que reivindican el desdoblamiento de la N-II para analizar qué va a ocurrir en el futuro con esa vía y la A-2.

Morlán, que ha explicado en Jaca la situación de las autovías A-21 y A-23 que afectan al territorio de la Jacetania y el Alto Gállego, ha asegurado que ha tenido conocimiento de la reunión de alcaldes de Huesca, Zaragoza y Lérida que a la misma hora comenzaba en Fraga para abordar el desdoblamiento de la N-II entre esta localidad y Alfajarín a través de los medios de comunicación.

"Yo no contraprogramo", ha dicho Morlán, quien ha asegurado que no le gusta entrar "en esas polémicas" y ha avanzado que se reunirá con los presidentes de las tres comarcas que reclaman ese desdoblamiento.

Marco "puramente electoral"

A su juicio, la reunión de Fraga es una cuestión "enmarcada en un marco puramente electoral" en el que se están utilizando las infraestructuras "en una batalla de confrontación política" que puede tener "una mala vuelta para el que la promueve", en referencia al alcalde de Fraga, José Luis Moret (PP), porque no puede ser que el partido que la está lanzando "sea el que menos hizo en Aragón durante su época de gobierno".

En este sentido, el secretario de Estado de Infraestructuras ha retado a que se comparen las inversiones hechas en Aragón "en los seis años nuestros" con respecto a los ocho años anteriores, en los que gobernó el PP, y ha apuntado que "nunca en Aragón se había gastado como se ha gastado en los últimos seis años".

Morlán se ha defendido de las críticas del PP y ha argumentado que "cuando no saben qué decir o qué hacer con esta tierra piden dimisiones y buscan enemigos en aquellos que estamos trabajando por esta tierra".

"Creo que el Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer", ha valorado, toda vez que ha considerado que "estamos pasando malos ratos pero en breve empezaremos a pasarlos mejor" y la población verá "cómo las decisiones que hemos tomado han sido acertadas", por lo que ha concluido que "podemos ir con la cabeza muy alta por haber hecho lo correcto y lo necesario para defender los intereses de este país".

Las obras de la A-21 se podrían reanudar en 2012 en todos los tramos a la vez

Las obras de la autovía A-21 entre Jaca  y el límite de Navarra se podrían iniciar en 2012 en todos sus tramos si el año que viene sale adelante la colaboración público privada que permita su ejecución. Así lo ha explicado el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán.

Además, ha destacado que existe un compromiso entre Jaca y el límite de Navarra y "algún tramo acabaremos", pero el compromiso es que "esta autovía, salga por colaboración público privada en 2011".

Eso significará que se acometerán "todos los tramos a la vez" y, por tanto, dado que hay tramos rescindidos y otros sin empezar, esta fórmula permitirá que, al acometerse de una sola vez, "el plazo sea menor a la hora de finalizarlo", ha dicho.

Morlán ha insistido en que si todos los aspectos técnicos y financieros de la obra se cumplen, "a lo mejor en 2012 se podrían iniciar las obras" y se pueda acometer "todo el conjunto del corredor" de forma que "podríamos adecuarnos, y en menor tiempo, a la ejecución que está llevando a cabo Navarra" en la A-21.

El Secretario de Estado de Infraestructuras ha recordado que se está trabajando en dos de los tramos aragoneses de esta autovía, el comprendido entre el Barranco de los Collados y la A-1601 y el anterior, entre la A-1601 y Sigüés (Zaragoza), que tiene aportación complementaria, con el objetivo de finalizarlo e incorporarlo a la colaboración público privada.

Este modelo contractual permitirá que la sociedad concesionaria construya y mantenga la carretera durante un plazo de 25 años mientras que el Gobierno, a cambio, desembolsará unos pagos periódicos cuya cantidad podrá variar en función de la calidad de las obras realizadas y de la satisfacción con el mantenimiento de la vía.

Morlán ha insistido, no obstante, en que con este sistema "no se paga peaje" y la A-21 será "una autovía".

El número 2 del ministerio de Fomento ha afirmado que, salvo en los tramos rescindidos (Jaca-Santa Cilia en la A-21, y Congosto-Argüís en la A-23 en la que también está rescindido el tramo Jabarrella-Caldearenas por suspensión de pagos), se han iniciado conversaciones con las empresas para retomar las obras.

Con algunas se ha avanzado y con otras no porque se está a la espera, ha dicho, "de tener los presupuestos aprobados en el Parlamento para saber las previsiones económicas y reconducir o reiniciar estas actuaciones" ya que entonces las empresas sabrán, con un documento oficial, el dinero del que disponen para retomar los trabajos.

Con respecto a la A-23, la autovía que unirá Jaca y Sabiñánigo con Huesca y Lérida, Morlán no ha querido dar plazos porque se trata de "conversaciones entre empresas y administración y cada empresa y cada tramo tiene sus peculiaridades".

Sí ha recordado que se está trabajando en la variante de Binéfar con el límite de Lérida y que se ha retomado el tramo entre Caldearenas y La Nave, donde se está haciendo el viaducto del Guarga, al tiempo que ha dicho que "hay máquinas en otros tramos".

Entre Siétamo y Lérida, ha añadido, "no parece que haya dificultad para que estén acabados todos los tramos antes de las próximas elecciones", y entre Sabiñánigo y Jaca, que es la obra más avanzada, "las conversaciones pueden llevar a que el inicio se produzca a no mucho tardar y que, una vez que comience, tengamos tres o cuatro meses para finalizarlo", por lo que podría entrar en servicio en el primer semestre de 2011.

Con respecto a las obras de la N-260 entre Yebra de Basa y Fiscal, Morlán ha apuntado que han hablado con la empresa adjudicataria y que los trabajos "deben reiniciarse con total normalidad".

Ha recordado que ha sido necesario hacer modificaciones que han elevado el coste y ha afirmado que es una obra en la que tiene "especial empeño" porque ya estaba empezada cuando él llegó al cargo "y me gustaría que en 2011 se pudiera acabar aunque habrá que ver las posibilidades de la empresa".

"Prefiero ser cauto con los plazos", ha insistido, toda vez que ha destacado que, con esta reunión, "quiero trasladar lo que de verdad está pasando" porque "me gusta estar en los momentos buenos y no tengo ningún inconveniente para estar en los malos".

Morlán ha incidido en que es un proceso "difícil y arduo" en el que deseamos que los acuerdos con las empresas sean "sólidos"