Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

INFRAESTRUCTURAS

Morlán inaugura un tramo de la A-23 en el Monrepós

El secretario de Estado ha apuntado que las obras están cumpliendo los plazos «tras su ralentización por los ajustes económicos del mes de julio de 2010» y que actualmente «se está dando un nuevo impulso a los trabajos».

Víctor Morlán, esta mañana en Zaragoza
Morlán no aclará cuando se llevará a cabo el desdoblamiento de la N-232
OLIVER DUCH

Las obras de la A-23, a su paso por el Puerto de Monrepós, cumplen los plazos previstos, salvo en el tramo rescindido, entre Congosto del Isuela y Arguis. Así lo ha apuntado el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán.

El secretario de Estado ha presidido la puesta en servicio del tramo Arascués-Enlace de Nueno de la autovía A-23 a su paso por la provincia de Huesca, en el que el Gobierno ha invertido seis millones de euros. Forma parte del tramo que discurre hasta el Congosto del río Isuela y se une a los más de 350 kilómetros de la autovía A-23 que ya están en servicio.

El trazado que se ha abierto al tráfico, de 2,5 kilómetros, forma parte del tramo Nueno-Congosto del Isuela, cuya longitud es de 5 kilómetros. En total, la A-23 a su paso por el puerto de Monrepós cuenta con cinco tramos diferentes. En concreto, estos cinco tramos, Nueno-Congosto de Isuela, Congosto-Arguis, Arguis-Alto de Monrepós, Alto de Monrepós-Calderaenas y Caldearenas-La Nave, tienen una longitud de 21,58 kilómetros y el presupuesto total asciende a 312,72 millones de euros.

Tras la puesta en servicio, Morlán ha visitado las obras de construcción de la autovía A-23 a su paso por el Puerto de Monrepós y ha dicho que esto le permitía comprobar el «importante» avance de las obras en los cinco tramos que salvan el puerto de montaña.

«Tras su ralentización por los ajustes económicos del mes de julio de 2010, actualmente se está dando un nuevo impulso a los trabajos», ya que, en los cinco tramos correspondientes al puerto, a excepción del Congosto de Isuela- Arguis que será objeto de resolución del contrato, se ha recuperado la actividad después de la reprogramación del pasado verano.

Incrementar el ritmo

El Ministerio confía en que se incremente el ritmo de las obras a partir de la primavera, una vez superadas las complicadas condiciones climatológicas de este invierno. En concreto, Morlán ha visitado las obras de construcción de los túneles de Nueno y Monrepós, así como el viaducto del río Guarga. El secretario de Estado ha insistido en que la construcción de estos tramos cumple los plazos previstos, salvo el que une el Congosto del Isuela con Arguis, rescindido por problemas presupuestarios.

«Mientras tanto, nosotros estamos trabajando en el proyecto de terminación, en ver que es lo que haría falta para concluir esa obra y, en el momento en el que tengamos posibilidades económicas de licitar de nuevo, lo haremos, y, si la solución es otra porque haya algún acuerdo con la empresa, el planteamiento sería distinto», ha dicho.

El proyecto de construcción de Arascués-Enlace de Nueno se terminó de redactar en julio de 2005 y fue licitado inmediatamente. El contrato de ejecución de las obras fue adjudicado el 20 de diciembre del mismo año y los primeros trabajos se iniciaron el 25 de agosto de 2006, una vez se dispuso de los terrenos necesarios.

El tramo que se abre al tráfico comienza en las inmediaciones del enlace de Arascués, punto de conexión con la parte de la autovía A-23 ya en servicio. El trazado discurre en sentido sur-Norte aprovechando el corredor creado por la actual carretera N-330, y ha sido construido con un radio mínimo de 700 metros y una velocidad de proyecto de 120 kilómetros por hora.

Morlán ha apuntado que este verano se abrirá al tráfico el tramo entre Sabiñanigo y Jaca de la autovía A-23 y dos vías de servicio en la capital del Alto Gállego. Durante su visita, ha expuesto que infraestructuras como ésta «nos permiten acercar personas, modernizar el conjunto del país y además generar riqueza y empleo», e indicó que el impulso que Fomento está imprimiendo a la inversión en infraestructuras «nos ha permitido conformar una de las redes de carreteras más modernas del mundo».

Por otra parte, el secretario de Estado también se ha referido a algunos tramos de la A-22, que unen Huesca y Lérida. Ha trasladado que Fomento prevé finalizar las obras en el tramo de Las Cellas en dos meses y que el avance del tramo Huesca-Siétamo dependerá del presupuesto.

«Tenemos el proyecto a punto de finalizar y esperemos que los recursos económicos que nos vaya aportando el Ministerio de Hacienda nos den facilidades para que en presupuestos próximos podamos licitar esta obra. Es el único tramo que nos queda, porque el resto del tramo hasta Lérida estará en servicio a final de este año o principio del otro», ha explicado.

También ha condicionado a la existencia de dinero la liberalización del peaje de la AP-2, al manifestar que «tanto para la AP-2 como para la AP-68, en la Nacional 232 estamos buscando la fórmula hacer frente a ello, pero tenemos que tener el dinero suficiente para poder acometerlo».

Etiquetas