Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Más de 22.000 aragoneses aún no disfrutan de Internet de calidad

Las telecomunicaciones deficientes afectan a ayuntamientos, médicos o farmacéuticos.

Hace años que los 40 vecinos de Ibort (Sabiñánigo), esperan la banda ancha
Más de 22.000 aragoneses aún no disfrutan de Internet de calidad
LAURA ZAMBORAÍN

En plena edad dorada de las telecomunicaciones, más de 22.000 habitantes de Aragón no gozan aún de un servicio de banda ancha de calidad (al menos un mb por segundo), según se desprende de datos aportados por la DGA. Es decir, o carecen de internet o, en la mayoría de casos, el sistema del que disponen es muy rudimentario.

Aunque estos vecinos suponen un porcentaje mínimo (en torno al 1,7% de los 1.345.000 ciudadanos de la Comunidad, con datos del padrón de 2009), las deficiencias limitan el desempeño profesional de personas que ocupan puestos básicos en la sociedad: médicos, farmacéuticos, trabajadores municipales... Todos, en cierto modo, padecen los inconvenientes de la ‘edad de Piedra’.

La situación ha mejorado de forma exponencial en Aragón, en especial en los últimos seis años. Sin embargo, a pesar del esfuerzo de las administraciones por extender las ventajas del siglo XXI, las características especiales del territorio frenan su implantación completa. La orografía y la dispersión geográfica de los núcleos de población (municipios, barrios, pedanías...) son un hándicap importante. Tampoco se puede pasar por alto que a las operadoras no les sale rentable prestar servicio en según qué lugares y no los ofertan.

Las dificultades para acceder a internet son la punta del iceberg. En el fondo aparecen las zonas de sombra, la falta de cobertura del móvil o los cortes en la red del teléfono fijo. Con todos los elementos mencionados anteriormente, queda claro que el perjudicado es el medio rural, más en concreto las pequeñas localidades.

Aunque existen problemas de conexión puntuales en el conjunto de las comarcas, parte de estos se concentran en el Pirineo oscense (Sobrarbe y Ribagorza), Cinco Villas, el Aranda, Campo de Daroca o Comunidad de Calatayud, en Zaragoza, y el Maestrazgo o Gúdar-Javalambre, en Teruel. En lo relativo al último territorio, la DGA y la institución comarcal suscribieron ayer un convenio de colaboración para el despliegue de servicios de banda ancha.

De los 228.400 censados en la provincia de Huesca el año pasado, 5.600 tienen dificultades, frente a los casi 6.500 de Teruel (de un total de 146.700). Si hablamos de Zaragoza, los afectados son 10.200 (de 970.300). El ejemplo de Jaulín, a 28 kilómetros de la capital, es sangrante: para los resultados que envían por mail, el médico ha de desplazarse a Fuendetodos o María. Lo mismo le pasa a la farmacéutica con las recetas electrónicas. En Longás (Cinco Villas) carecen de internet y deben dirigirse en coche hacia Lobera de Onsella para tener cobertura. Y en Pomer (Aranda) tampoco hay internet y no se puede usar el móvil en el Consistorio. Ninguno de estos pueblos tiene opción de emplear la administración electrónica...

Etiquetas