Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AGUA

Los regantes del Delta también exigen anular la norma de la transferencia

Los agricultores de Tortosa aducen "la evidencia" de que el agua del Ebro que se quiere llevar a Barcelona "no es para uso de boca".

La supuesta unidad y acuerdo de los regantes del Ebro con el trasvase a Barcelona que había escenificado el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, empieza a resquebrajarse. La Comunidad de Regantes-Sindicato Agrícola del Ebro, cuya sede está en Tortosa, se manifestó ayer completamente contraria a que el proyecto de transferencia prosiga después de que los embalses de las cuencas internas de Cataluña hayan recuperado parte de sus reservas.

Los regantes tortosinos comunicaron ayer en una nota de prensa que han solicitado a la Federación de Comunidades de Regantes de la Cuenca del Ebro (Ferebro), mediante carta remitida a su presidente, el aragonés César Trillo, la convocatoria urgente de una junta de gobierno extraordinaria "con el fin de tratar la modificación del decreto de sequía anunciada por la Generalitat después de que el aumento del nivel de los embalses como consecuencia de las últimas lluvias permita salir de la fase de excepcionalidad II".

En la misiva, los presidentes de la Comunidad y el Sindicato, Luis Pegueroles y José Pedro Castells, respectivamente, aseguran que "las declaraciones del consejero de Medio Ambiente" (Francesc Baltasar) en relación al levantamiento de las restricciones del uso del agua para regar jardines y llenar piscinas, aunque han sido objeto de rectificación por parte del presidente de la Generalitat, José Montilla, "no son óbice para constatar la evidencia de que el agua del Ebro, a Barcelona, no es para uso de boca".

Pegueroles y Castells afirman que la derivación de caudales de los canales del Delta al área metropolitana de la capital catalana "causaría graves perjucios a la Comunidad de Regantes-Sindicato Agrícola del Ebro en particular y al Delta del Ebro en general", motivo por el que consideran "necesario" que la cuestión se aborde desde una visión global "de cuenca".

La Comunidad tortosina planteará en la junta de gobierno de Ferebro que se traslade su "preocupación" a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y "el ruego de que se suspenda de inmediato, o bien con carácter cautelar, la vigencia del decreto 3/2008".

Se retrasan los barcos

El primer barco con agua potable de Marsella no atracó ayer en el puerto de Barcelona, como estaba previsto, debido a "motivos técnicos" que no fueron aclarados desde el departamento catalán de Medio Ambiente. La llegada del buque se ha retrasado hasta la próxima semana.

Los barcos que realizarán el trayecto Marsella-Barcelona son el Norient Solar y el Stolt Courage, que harán diecisiete viajes mensuales a la Ciudad Condal. El Norient Solar, de 180 metros de largo y 32 de ancho, tiene una capacidad de 36.000 metros cúbicos, casi el doble de los barcos encargados de llevar agua desde Tarragona. El Stolt Courage, de 174 metros de eslora y 27,7 de manga, tiene una capacidad de 29.300 metros cúbicos.

En los próximos días está previsto que llegue a Barcelona el primer barco con agua no potabilizada del canal de la Provenza (Francia), así como nuevos cargamentos desde Tarragona.

Etiquetas