Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

La tarjeta electrónica permitirá conocer el trabajo real de los funcionarios de la DGA

El Ejecutivo obtendrá una radiografía exacta y podrá acometer reestructuraciones. El 70% de los empleados dispone de este documento ya, que habilita para la firma electrónica.

La tarjeta electrónica permitirá conocer el trabajo real de los funcionarios de la DGA
La tarjeta electrónica permitirá conocer el trabajo real de los funcionarios de la DGA
josé miguel marco

La DGA podrá conocer con exactitud el trabajo real de los funcionarios gracias a la nueva tarjeta electrónica, que se está entregando paulatinamente a los empleados de la Administración. Este documento es la firma electrónica de cada trabajador y dejará 'huella' de cualquier tarea que se realice. De hecho, quedará todo registrado: productividad, horarios, trámites completados?

 

Será una herramienta fundamental para conocer la situación exacta y real de los más de 40.000 empleados de la DGA. De hecho, se podrá saber con precisión el número de trabajadores. Ahora ni siquiera hay un acuerdo sobre la cifra concreta de empleados ni las categorías de cada uno, si son fijos, eventuales, laborales... Y no se descarta, según fuentes del Gobierno de Aragón, que con esta completa radiografía se lleve a cabo algún tipo de reestructuración en los diferentes departamentos de forma que se consiga un trabajo más eficiente.

 

Incluso se podría plantear modificar el horario de los funcionarios para que las jornadas de trabajo no se alarguen, como en algunos casos, por la tarde. "Los funcionarios van a cambiar la forma de trabajar", aseguraron fuentes del Ejecutivo autonómico. No en vano, la eficiencia en la prestación de los servicios al ciudadano es uno de los objetivos marcados en el plan de administración electrónica que se prolongará hasta 2013. Su coste es de 13 millones de euros. Todo conllevará también un cambio de actitud de los propios funcionarios que, para empezar, deberán conocer las nuevas tecnologías aplicadas a su rutina. Para ello, ya se han puesto en marcha diferentes cursos de formación.

 

Actualmente, el 70% de los empleados públicos disponen ya de su tarjeta electrónica, según datos del Gobierno de Aragón. En concreto, tienen ya su firma electrónica todos los empleados de la administración general y parte de los de Salud y Educación. Falta por repartir a médicos del Hospital Miguel Servet.

 

Precisamente, este control hacia los funcionarios serviría como justificación en el plan de ahorro que el Gobierno central exige a las Comunidades Autónomas y que incluye un grupo de trabajo de absentismo laboral en las administraciones. En esta línea, además, se ha puesto en marcha ya un medida de control: la instalación de tornos en la entrada del Pignatelli. Actualmente se están realizando ajustes en el sistema informático y podría entrar en funcionamiento este mismo mes.

 

Según consta en el pliego de condiciones del contrato principal del plan de administración electrónica, la plataforma deberá incluir una aplicación de acceso exclusivo para personal de la administración. Entre las funciones básicas destaca el acceso a la información histórica de actividad del empleado, información sobre la tramitación de los procedimientos y trámites sobre los que es competente en su actividad y acceso y posibilidad de verificación y descarga de los documentos electrónicos.

 

Pero, más allá del control que se pueda hacer de las cargas de trabajo y los cambios organizativos que se puedan derivar, la administración electrónica permitirá reducir considerablemente el consumo de papel y pondrá fin a la imagen de mesas y estanterías repletas de expedientes. Según datos de la DGA, se crece 1,5 kilómetros en papel anualmente en el archivo. Ahora, todo estará en la red y la tramitación será más simple. Así, por ejemplo, cuando haya que presentar un proyecto arquitectónico, el arquitecto responsable podrá hacerlo vía web y el funcionario no tendrá que recibir un cajón de papeles. Lo mismo ocurrirá con los ciudadanos. La tramitación y el papeleo se simplificarán y, sobre todo, se agilizarán.

Gestor de representantes

También se creará una nueva figura para aquellas personas que no tienen acceso a internet con el objetivo de paliar la 'brecha digital'. Se trata del gestor de representantes. Se creará un registro de funcionarios que actuarán como asistentes para gestionar procedimientos con las nuevas tecnologías. Para ello, deberán estar habilitados para la identificación y autentificación de ciudadanos. Pese a estos avances tecnológicos, se podrán seguir realizando los diferentes trámites de forma presencial.

 

La administración electrónica ofrece más ventajas. Permitirá pagar las tasas por internet, hacer el seguimiento de un expediente con una clave, reducir la documentación necesaria puesto que habrá una interconexión entre las distintas administraciones y se intercambiarán datos de los ciudadanos (por ejemplo, la declaración de la renta), enviar una factura electrónica, conocer la historia clínica de un paciente desde la consulta de un pueblo... Otra de las aplicaciones será la creación de un registro electrónico en el que se podrán introducir las solicitudes sin necesidad de desplazarse al Pignatelli. La primera medida de control. La instalación de tornos en la entrada del Pignatelli es la primera medida de control que se pondrá en marcha, posiblemente este mismo mes. Desde la DGA se aducen razones de seguridad, aunque lo cierto es que permitirá tener información detallada de los horarios de los funcionarios.

Etiquetas