Despliega el menú
Aragón

INFRAESTRUCTURAS

La red metropolitana de bus mejorará sus horarios y frecuencias este invierno

El Consorcio de Transportes de Zaragoza comienza la implantación el 9 de diciembre con el eje de la N-II, y el próximo mes también llegarán las mejoras a la autovía de Logroño.

Las más de 81.000 personas que viven en el entorno metropolitano de Zaragoza tendrán más y mejor transporte público este mismo invierno. El Consorcio de Transportes de Zaragoza ha diseñado y pactado con los alcaldes de los 28 municipios de la periferia la reordenación de todas las líneas de bus, lo que implicará mejorar los horarios y las frecuencias para responder a las actuales necesidades de movilidad. Los cambios ya se están negociando con las concesionarias para su implantación en un plazo máximo de tres meses.

Las mejoras empezarán por el corredor de la carretera de Barcelona, que desde el día 9 contará con una expedición cada hora gracias al aumento de las frecuencias. El próximo mes también le llegará el turno a tres municipios de la autovía de Logroño, Sobradiel, La Joyosa y Torres de Berrellén, que duplicarán las expediciones y que, por primera vez, estarán conectados con Casetas para cubrir a los usuarios del instituto y del ambulatorio de los que dependen.

El director-gerente del consorcio, Antonio González, señaló ayer a este diario que las mejoras implicarán un sobrecoste anual de un millón de euros, que asumirá casi en su totalidad el ente público y que no repercutirá en el precio de los billetes.

La base de las actuaciones reside en la reordenación de las líneas para evitar duplicidades de servicio, en la adaptación de los horarios a las necesidades reales y en la ampliación de las frecuencias. González señaló que la mayoría de las concesiones se concedieron hace años y el entorno metropolitano ha multiplicado su población con la expansión urbanística sin que los servicios respondan a las nuevas necesidades. "No solo habrá más expediciones y mejores horarios, sino que la flota se renovará con vehículos que casi duplicarán la actual capacidad. Y todos los servicios tendrán una imagen corporativa unificada, una página web y una teléfono único para responder cualquier duda", explicó.

El Consorcio de Transportes acometió los estudios a principios de año y después del verano se empezaron a debatir y acordar las mejoras a los alcaldes. Los documentos, centrados en cada uno de ejes carreteros, se acabarán de redactar en diciembre, por lo que González se mostró convencido de poder aplicar todas las mejoras, como muy tarde, en febrero. "La mayoría de concesiones son autonómicas, lo que simplifica los trámites administrativos", dijo.

Solo el corredor que menos ha crecido en los últimos años, el de la carretera de Huesca (Villanueva de Gállego, San Mateo de Gállego y Zuera), ha ganado un 18% de población. Y está constatado por el Instituto Aragonés de Estadística que tres de cada diez trabajadores del área metropolitana se desplazan a Zaragoza a diario, a los que se añaden uno de cada dos estudiantes. También hay una importante movimiento de personas de municipios pequeños a otros más grandes para trabajar o acudir a centros educativos y sanitarios en días laborables.

Las mejoras en el eje de la N-II

El eje de la N-II ha crecido casi un 50% y supera con holgura los 10.000 vecinos, incluidos los de Pina de Ebro. En dos semanas, la compañía Ágreda Automóvil garantizará un servicio cada hora a los miles de personas que se desplazan a diario entre Zaragoza y el polígono de Malpica, Santa Isabel y los municipios de La Puebla de Alfindén, Alfajarín, Nuez de Ebro, Villafranca de Ebro y Osera de Ebro. La mejora supondrá elevar hasta cuatro las frecuencias diarias en algunos pueblos, aunque la ampliación será realmente mayor porque parte de los recorridos actuales están duplicados.

Con la reordenación también se ganará en comodidad y centralidad. Los viajeros tendrán una única parada de cabecera, en el paseo de María Agustín -en el pasaje Ebrosa-. Hasta ahora, se debían repartir entre el paseo de Pamplona y la estación de Delicias en función de las horas y del destino.

El acuerdo establece la creación de una sola concesión de transporte a partir de las adjudicadas en su día por el Ministerio de Fomento (Molina de Aragón-Zaragoza-Lérida) y la DGA (Zaragoza-Malpica-La Puebla de Alfindén) a Ágreda Automóvil. Los cambios supondrán pasar de una oferta global desordenada, con algunos horarios repetidos para el mismo trayecto y otros sin demanda, que se compone hasta por once autobuses diarios a otra ajustada a las necesidades que suma trece. Los servicios empezará a las seis de la mañana y se prolongarán hasta las nueva y media de la noche.

El municipio más beneficiado será Osera de Ebro, que de disponer de tres autobuses diarios pasará a contar con siete.

La oferta decaerá los fines de semana para ajustarse a la demanda. Los sábados habrá cuatro expediciones diarias y los domingos, tres. En todos los casos, los autobuses pararán en los cinco municipios del corredor de la carretera de Barcelona.

Los viajeros estrenarán, además, autobuses similares a los del servicio de la línea del aeropuerto. Los actuales tienen 14 y 20 años de vida, aunque la incorporación de los nuevos podría demorarse medio año porque se requiere la aprobación previa del Ministerio de Fomento, que alarga los trámites más.

Duplicación de servicio en la A-68

La mejora en el corredor de la carretera de Logroño se hará por fases a partir del próximo mes, según explicó el director-gerente del Consorcio. Los municipios no están pegados a la vía, como en la N-II, lo que impide unificar todas las concesiones en una única línea porque los viajes serían "interminables" y se penalizaría a los más alejados. Por ello, la reforma comenzará con los servicios a Sobradiel, La Joyosa y Torres de Berrellén, que pasarán de tener cuatro a ocho frecuencias entre los municipios y la estación de Delicias y/o Casetas. En este caso, habrá un periodo de pruebas de medio año para comprobar la evolución de la demanda antes de aplicar posibles reajustes. El resto del corredor se acometerá en enero.

Los pasajeros se ahorrarán los trasiegos por el interior de la intermodal, ya que los autobuses de Ágreda estacionarán en superficie, junto al vestíbulo de la estación. De esta forma, se facilitará también la conexión con la red de TUZSA y se ganará en fluidez. También estrenarán tres conexiones con el barrio de Casetas, del que dependen sus alumnos de FP y los vecinos que deben acudir al ambulatorio.

Etiquetas