Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

DÍA DEL BUITRE

La población del alimoche se ha reducido un 75% en el Valle del Ebro en 15 años

Es el más pequeño de los buitres europeos y el 80% de us población europea vive en España, aunque la evolución de los últimos años ha sido muy negativa según un informe de WWF.

En España su población se ha reducido en un 25%
Los venenos destruyen la vida salvaje de los montes
E. VIñUALES

El veneno, los tendidos eléctricos mal señalizados y la escasez de alimento son las principales amenazas que afronta el alimoche, cuya población durante los últimos 15 años en España se ha reducido en un 25%, un 75% en el Valle del Ebro.

Así lo refleja el informe 'Situación, amenazas y propuestas de gestión' del alimoche, divulgado hoy por la organización conservacionista WWF con motivo mañana del Día Internacional del Buitre.

Este animal, que se alimenta de restos de ganados y de cadáveres de reptiles y pequeños mamíferos, es el más pequeño de los buitres europeos y España cuenta con el 80% de la población que vive en Europa.

Excepto las poblaciones de los archipiélagos canario y balear, en la Península Ibérica es un visitante estival que pasa el invierno al sur del Sáhara, en la región del Sahel africano.

De acuerdo con el informe de WWF, la evolución del alimoche en los últimos años es "muy negativa", con una reducción de su población de un 25% durante los últimos quince años.

En algunas zonas, como el Valle del Ebro, la regresión ha sido de un 70% y en Andalucía se estima en un 45%.

Sus amenazas principales, por este orden de importancia, son el uso ilegal de cebos envenenados; colisiones en parques eólicos; electrocuciones en apoyos de tendidos eléctricos; reducción del alimento disponible y alteración de los hábitats.

La evolución de la especie en España ha motivado su paso a la categoría de "en peligro" en la última revisión del Libro Rojo de las Aves de España, y a nivel internacional está catalogado como "amenazado".Veneno

Los datos recientes, según WWF, muestran que el uso de veneno, utilizado sobre todo por cazadores y también por algunos ganaderos, sigue extendido por las comunidades autónomas, lo que ha causado su desaparición en algunas zonas.

El último ejemplo de extinción local ha sido la desaparición de la última pareja en la provincia de Málaga por esta causa.

El alimoche ha pasado de ocupar 56 territorios en 1989 a 26 territorios en 2007; en ese periodo se han hallado 34 alimoches muertos, probablemente la mayoría envenenados.

El 62% de los cadáveres se ha encontrado en nidos y posaderos durante el seguimiento de la reproducción por agentes forestales de Navarra y Aragón.

En España, Castilla y León y Aragón encabezan la lista de CCAA con mayor número de hallazgos de alimoches envenenados, lo que es lógico por ser las regiones con poblaciones nidificantes más numerosas.

Hace una década, WWF puso en marcha distintas acciones para conocer mejor la especie, centrando su trabajo en la población de las Hoces del Riaza (Segovia).

Además de hacer el seguimiento de la población durante todo el periodo reproductor, se han radiomarcado 43 individuos y marcado otros cinco con GPS.

La organización ecologista cree imprescindible que las administraciones competentes pongan en marcha medidas para reducir la mortalidad de la especie y se aumente la disponibilidad de recursos alimenticios.

En concreto, pide aprobar estrategias regionales de lucha contra el veneno en todas las CCAA; establecer equipos de agentes especializados de lucha contra el veneno en cada provincia, y aumentar las sanciones administrativas y las medidas recuperadoras de hábitat, entre otros

Etiquetas