Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

La mitad de los aragoneses que donan alguno de sus órganos superan los 60 años

El número de donantes desciende respecto a 2009 en parte por la reducción de los accidentes laborales y de tráfico.

El envejecimiento de la población unido al descenso del número de accidentes laborales y de tráfico, que ocasionaban mayor mortalidad entre los jóvenes, han originado un cambio importante en las donaciones y en consecuencia en los trasplantes de órganos. Un 42% de los donantes aragoneses superaron en 2010 los 60 años (incluso se aceptó uno de 85) y se practicaron trasplantes a enfermos de hasta 78 años.

"Se ha tenido que adaptar a la situación que vivimos. Ante menos accidentes, se ha optado por la pericia de los cirujanos y la mejora de las técnicas. Los resultados son similares. Se buscan órganos con edad parecida a los pacientes que tenemos", explica el coordinador autonómico de trasplantes, José Ignacio Sánchez Miret.

Ayer, la Organización Nacional de Trasplantes presentó su balance anual de 2010. En toda España se donaron 1.502 órganos frente a los 1.605 de 2009, lo que sitúa la tasa de donación en 32 donantes por millón de habitantes, que baja por primera vez hasta los niveles de 2001, cuando era de 32,5. A pesar de estos datos, España mantiene el liderazgo en esta materia, que consiguió hace 19 años, muy por encima de los países de la Unión Europea y de Estados Unidos.

La tendencia es similar en Aragón, aunque en menor medida. Hubo 40 donantes cadáver (cuatro menos que en 2009) -sin tener en cuenta los donantes vivos que fueron cuatro en 2010-. Pero pese a este pequeño descenso se generaron más órganos (132 frente a los 125 del año pasado).

No obstante, no todas las vísceras recogidas se utilizaron en Aragón, ya que el sistema español facilita un intercambio entre las comunidades, según las necesidades. Se enviaron fuera 42 y se recibieron por contra 15. "Un sistema equitativo de colaboración e intercambio que salva vidas", señala Sánchez Miret.

En concreto, en los hospitales aragoneses se llevaron a cabo 105 trasplantes, un 3% más que en 2009. Nueve cardiacos, hepáticos 31 y renales, el de mayor volumen, 65. Precisamente, cuatro de estas operaciones se pudieron hacer con donantes vivos. Una modalidad que se quiere potenciar año a año. "Es la mejor opción de trasplante renal para las personas jóvenes, a ser posible antes de llegar a la diálisis", manifiesta el coordinador autonómico, que recuerda que con este procedimiento se duplican las expectativos.

Listas de espera

En estos momentos, hay cien pacientes en lista de espera para recibir un trasplante. De ellos, unos 80 esperan un trasplante renal, 4 están pendientes de un trasplante cardiaco y unos 16 pacientes un trasplante hepático. Precisamente, Aragón destaca en ser la región española con menos demora en este último proceso. En concreto, hay un retraso de 40 a 50 días.

Y si en algo destacan también los aragoneses es su concienciación a favor de la donación de órganos (un 90% de las familias dijeron que los órganos de sus seres queridos recién fallecidos los utilizaran otras personas).

Etiquetas