Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SALUD

La gripe y las vacaciones reducen la donación y dejan bajo mínimos las reservas de sangre

>> El hospital de Barbastro y el Miguel Servet llevan varios días posponiendo operaciones >> Casi no hay bolsas del grupo 0 y es urgente que acudan donantes. Cuarte y La Puebla ya han hecho llamamientos a su población

La donación de sangre desciende casi un 6% en el último año
La gripe y las vacaciones reducen la donación y dejan bajo mínimos las reservas de sangre
JOSÉ MIGUEL MARCO

Casi no queda sangre de algunos grupos, ni siquiera para seguir con la actividad quirúrgica normal. La situación se pone cada día más complicada y el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón ya ha dado la voz de alarma: es necesario donar para poder seguir atendiendo a pacientes y urgencias.

La diezma más importante de reservas la está sufriendo el grupo 0, tanto positivo como negativo. La carencia es tal que algunas cirugías programadas de hospitales aragoneses han tenido que retrasarse y los hematólogos buscan nuevas opciones para estirar al máximo las reservas con las que cuentan.

Paganos de esta situación, que ha venido propiciada, entre otras cosas, por las navidades -en las que se acumulan muchos días festivos en los que no se recoge sangre- y la epidemia de gripe, son sobre todo algunos hospitales.

El Miguel Servet tomó el martes por la tarde una decisión límite. La falta de sangre del grupo 0 hizo que hubiera que retrasar intervenciones de estos grupos y, ayer por la mañana había más de una decena de pacientes con demora, pendientes de que pudieran recuperarse las reservas.

Incluso, y a falta de unidades, se utilizaron técnicas aprobadas para situaciones límites, que aunque son válidas, se desechan en embarazadas o de forma habitual porque pueden crear resistencias.

El hospital de Barbastro también es uno de los que más está sufriendo esta carencia. Desde hace aproximadamente una semana, se ven obligados a posponer intervenciones. La cantidad no es muy abultada diariamente, pero se trata de un goteo que solo se podrá frenar con más donaciones. Ayer, en concreto, tuvieron que desprogramarse una intervención de ginecología y otra de urología.

Otros centros, como el Royo Villanova, han tenido más suerte. Como han recibido más pacientes de otros grupos, como el A o el B, han sido capaces de capear el temporal sin desprogramar. No obstante, advierten de que las reservas están a punto de agotarse (de nuevo, sobre todo en el caso del grupo 0) y que es necesario remontar pronto.

“Entre enero y abril se produce un vertiginoso aumento de la actividad quirúrgica, y si no conseguimos mejorar la situación actual, tendremos verdaderos problemas”, aseguraron fuentes del centro hospitalario.

Dos semanas nefastas

Pero, ¿tan mal estamos? El gerente del Banco de Sangre y Tejidos de Aragón, Luis Callén, explicó ayer que de entrada, y solo para salir del paso, ayer se necesitaban 30 unidades más del grupo 0- y otras 100 del 0+.

“Hasta nochevieja mantuvimos unos niveles aceptables, teniendo en cuenta que ya eran fiestas. Pero estos dos semanas, con la llegada de la epidemia de gripe y otros problemas, ha sido imposible mantener las reservas”, concretó ayer Luis Callén.

Lo normal suele ser recoger unas 180 unidades diarias (de lunes a viernes) y entre 40 y 45 los sábados. Pero en la primera semana de enero y en los últimos días no se han alcanzado las 120 en ninguna jornada.

La semana de Reyes, además de incluir un festivo, no se llegó a las 600 unidades si quiera, cuando lo normal es rozar las 1.000. Los déficit comenzaron a llegar y todo se complicó.

“Por una parte, sufrimos la llegada de la gripe que hace que muchos donantes estén enfermos y no vengan y que otros tampoco lo hagan porque están al cuidado de sus familiares. Además, en navidad hay muchos festivos en los que no hay donación”, aclara Callén.

Pero el problema se agravó porque la epidemia de gripe es general en España y cuando empezaron a escasear las reservas del grupo 0, ninguna comunidad pudo responder al llamamiento de Aragón para prestarle unidades. “Todas estaban mal- reconoce Callén -y a pesar de todo, nosotros aún pudimos mandar una cantidad importante de grupos A y B a alguna comunidad”, recalca.

La nieve también se sumó a esta cadena de inconvenientes. Normalmente, el Banco de Sangre acude a pueblos más alejados de la capital para sumar colectas. Sin embargo, el día de la nevada, por ejemplo, tres excursiones de tarde tuvieron que regresar sin haber llegado a su destino, debido al mal estado de las carreteras. “Solo en este día se perdieron unas 100 unidades, y ya no estábamos como para sufrir este contratiempo”, reconoce el gerente.

Bandos en dos localidades

De poco sirve, de todas formas, centrarse ahora en las causas. La solución a este problema y al buen curso de las intervenciones y procesos de muchos enfermos de la comunidad está en manos de todos los que acudan a donar estos días.

El Ayuntamiento de Cuarte de Huerva mandó un bando vía correo electrónico a todos los ciudadanos para pedirles que se sumarán a la donación que se celebró ayer por la tarde en el colegio público Ramón y Cajal, de 17.30 a 21.00, en una unidad móvil de Donantes de Sangre. La Puebla de Alfindén, además, comunicó en su página web que el día 30 habrá una colecta en la localidad.

“Los donantes están respondiendo, pero no remontaremos sin la ayuda de la gente. Esta semana es crucial y necesitamos un empujón, al menos, para tener lo fundamental”, reconocen desde el Banco de Sangre.

Donar es fácil y seguro. Quienes deseen hacerlo pueden acudir al Banco de Sangre (C/ Ramón Salanova, 1, junto a Duquesa de Villahermosa) de 8.00 a 21.00 de lunes a viernes y de 8.30 a 14.00 los sábados. Hasta ahí llevan los autobuses 38, 42, 53, 22 y 31. Además, existe un nuevo recurso más céntrico. En la antigua caseta de la Expo, en la plaza de España, se ha habilitado un espacio que abre de 15.30 a 21.30 (de lunes a viernes) y los sábados, de 10.30 a 13.30 y de 17.00 a 20.30.

También la presidenta de la Hermandad de Donantes de Sangre de Aragón, Mª Carmen González, insistió en que su objetivo es “luchar si cabe más que nunca para que no se tenga que suspender ninguna intervención quirúrgica”. Esta organización lleva 44 años buscando la autosuficiencia.

Etiquetas