Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ADOPCIONES ILEGALES

La Fiscalía General aceptará la denuncia de los niños robados

Creará un fiscal especial para coordinar y unificar la investigación de todas las provincias. Anadir denunciará en Zaragoza.

No se abrirá una causa general de los 261 casos de los niños robados en toda España desde los años 40, pero el efecto será similar. La Fiscalía General del Estado ha anunciado a la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Internacional (Anadir) que aceptará la denuncia presentada el pasado 27 de enero y acordará iniciar investigaciones coordinadas en todo el territorio nacional.

«Por motivos funcionales», no será la Fiscalía General del Estado, la que lleve a cabo las investigaciones materialmente, sino que remitirá a cada uno de los fiscales provinciales los casos correspondientes a su ámbito territorial que recoge la denuncia de Anadir.

Aun así, la Fiscalía General del Estado estará permanentemente informada de las distintas actuaciones porque va a crear un fiscal especial específico para coordinar las investigaciones que se abran en España. Como hay cuatro provincias andaluzas que ya han abierto diligencias (Málaga Cádiz, Sevilla y Huelva), el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, va a requerir información sobre estas investigaciones para unificar todas y comunicarlo al resto de las fiscalías territoriales.

Cuatro casos de Zaragoza

Anadir interpondrá una denuncia de varios casos en la Fiscalía de Zaragoza, como anunció su abogado Enrique Vila esta semana. De momento, cuatro de los 261 recogidos en la denuncia colectiva de Anadir son de la capital aragonesa y son los más documentados del país.

Antonio Barroso y Juan Luis Moreno fueron el germen del nacimiento de la asociación, después de que se archivaran sus casos en un juzgado de Zaragoza al considerar que los hechos habían prescrito. Sus padres reconocieron que los compraron en 1969 después de nacer en el Hospital Miguel Servet y la clínica Pérez Serrano, respectivamente.

Otro caso es el de Pilar Ortiz, que ha logrado acumular una gran cantidad de documentos sobre la desaparición de su hermana gemela Engracia, en 1948, cuando nació en la Maternidad provincial. La zaragozana Luisa Fernanda Marín también ha denunciado que la muerte de un hijo que tuvo en la Clínica Montpellier no quedó clara. En los últimos días ha crecido la inquietud entre posibles víctimas y están acudiendo a los archivos y registros en busca de información sobre bebés fallecidos en hospitales aragoneses.

Desde Anadir, mostraron ayer su satisfacción con la resolución de la Fiscalía General del Estado que les ha sido anunciada verbalmente. A partir de ahora, irán presentando directamente a las fiscalías provinciales los nuevos casos que lleguen a la asociación «Primero abrirán diligencias y luego vendrá la batalla jurídica para demostrar que estos delitos no han prescrito», señaló el letrado Enrique Vila.

«Hay decenas de personas que sospechan haber sido víctimas de estas tramas y que no llegaron a tiempo para la denuncia conjunta. Cada día nos llaman nuevas víctimas, lo que nos hace temer que el intercambio de niños era una práctica realmente extendida y aceptada», denunció el abogado Enrique Vila.

Etiquetas