Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Polémica por la denominación de las titulaciones

El Tribunal Supremo rechaza que las escuelas de arte y música impartan grados

En Aragón cuatro centros educativos se verían afectados por esta medida, sus directores esperan que la situación se resuelva pronto.

La Escuela de Arte de Zaragoza.
Urbanismo exige medidas urgentes por la rotura de cristales en la Escuela de Arte
ARáNZAZU NAVARRO

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo que rechaza que las escuelas superiores de enseñanzas artísticas, los conservatorios de música y otros tipos de centros educativos no universitarios impartan titulaciones de grado ha encendido la luz de alarma entre los estudiantes. En Aragón, los alumnos de la Escuela de Arte, de la Escuela de Diseño, del Conservatorio y de la Escuela de Restauración de Huesca se podrían ver afectados por esta medida.

La polémica se origina a raíz de una impugnación, presentada por la Universidad de Granada, del Real Decreto que ordena las enseñanzas artísticas superiores. El escrito solicitaba que las escuelas no universitarias no puedan expedir títulos de grado en el marco del Plan Bolonia.

Tras estudiar la petición, el Supremo anuló varios artículos del Real Decreto al estimar parcialmente el recurso. Entre otros argumentos, el tribunal adujo que la Ley Orgánica de Educación no se refiere a tales enseñanzas como conducentes a la obtención de títulos de grado, sino que las denomina "superiores" de Música, Danza, Arte Dramático, Conservación y Restauración de Bienes Culturales, Artes Plásticas y Diseño.

El presidente de la Asociación Española de Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas (Acesea), Juan Ángel Serrano, aseguró la semana pasada que ni el Consejo de Estado ni el Consejo de Universidades objetaron en su día que estos estudios se consideraran grados. Por ello solicita una solución "pronta y eficaz" que repare el "daño" a los alumnos.

Preocupación de los alumnos

Ana Sierra, directora de la Escuela Superior de Diseño de Aragón, reconoce que "todavía no está muy claro" cómo afectaría esta decisión a los futuros graduados. Sierra asume que es "normal" que los estudiantes estén algo desconcertados.

Por su parte, José Miguel Acero, director de la Escuela de Arte estima que "lo normal" es que el problema se solucione y se reduzca a una batalla por la denominación de los estudios. La solución más previsible pasaría por llamar a estos "grados en enseñanzas artísticas de...", diferenciándolos de las titulaciones impartidas en los campus.

En corrillo, a la entrada de las clases, varios alumnos de la Escuela de Arte explican que "nadie tiene muy claro qué va a suceder" ni "cómo puede afectarles esta decisión". Su mayor preocupación, sostienen, radica en "la convalidación de estudios en el extranjero" y "el acceso a otros estudios" tras acabar los actuales.

"Una cuestión de nombre"

Pedro Purroy, director del Conservatorio Superior de Música de Aragón, se muestra convencido de que "todo se solucionará tarde o temprano" ya que, "por derecho propio" tienen que estar "dentro del Plan Bolonia". "Lo que no pueden hacer es dejar nuestros planes de estudios en un limbo", añade, ya que esto les colocaría "en inferioridad de condiciones respecto al resto de Europa".

Purroy simplifica la polémica a "una cuestión de nombre", que a los conservatorios les ha tocado "de rebote al impartir estudios artísticos" que "ni siquiera se dan en las facultades". En esta misma línea se expresa el presidente de la Acesea, quien asevera que, "en sentido estricto, es solo una denominación, pero es lesiva para muchos intereses".

Etiquetas