Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

JUEGOS DE INVIERNO 2022

Iglesias y Belloch exhiben en Madrid la unidad de Aragón en su apuesta olímpica

Por primera vez, el presidente hizo de 'telonero' del alcalde para dejar claro que afrontan juntos el reto. Ambos confiaron en que los Juegos de 2022 sirvan para desbloquear las comunicaciones con Francia.

El proyecto aún está empezando a dar sus primeros pasos, pero la candidatura olímpica de Zaragoza-Jaca para la cita de 2022 se convirtió ayer oficialmente en una realidad que muchos empezaron a palpar. Los encargados de escenificar la apuesta de buena parte de Aragón por este nuevo reto internacional fueron el presidente de la Comunidad, Marcelino Iglesias, y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch. Nunca antes un político aragonés en retirada y otro que bromeó con seguir en la política activa más allá del 2022, mostraron tanta unidad de acción.

 

"Estoy aquí para dejar claro que vamos juntos", aseveró Iglesias, que ayer cumplió sin complejos el papel de ser el presentador del verdadero protagonista del evento, el alcalde Belloch. Con su participación en el acto, Iglesias quiso evidenciar ante todos los presentes que la apuesta olímpica no era de Zaragoza, sino de Aragón en su conjunto.

 

Y si Iglesias lanzó ese mensaje con su presencia, Belloch lo ratificó con sus palabras. El alcalde zaragozano, que dijo que su principal preocupación con la Expo era "hacer ciudad", explicó que con la candidatura olímpica "el reto es el proyecto de una región, Aragón, con una economía moderna, dotada de excelentes infraestructuras y que lleva mucho tiempo trabajando e invirtiendo para un objetivo estratégico cuyo escaparate natural es y serán los Juegos Olímpicos".

 

Esta percha sirvió a Belloch para asumir como propio los habituales discursos de infraestructuras de Iglesias. Reivindicó la Travesía Central del Pirineo, tomó la palabra al secretario de Estado, Víctor Morlán, en su compromiso de llevar el AVE a Jaca y reivindicó la conexión con Canfranc. Cuando salió el tema de lo clave que sería para las perspectivas aragonesas tener una comunicación mínimamente digna con Francia, Belloch volvió a asumir el traje de alcalde y trasladó el testigo a Iglesias. "Vamos lentos en las comunicaciones con Francia, tenemos que redoblar esfuerzos, pero espero que este proyecto nos permita remover estas dificultades", explicó el presidente autonómico.

 

Además de hablar de las infraestructuras dependientes de Víctor Morlán, Belloch planteó ya en qué ciudad aragonesa se celebraría cada modalidad olímpica. En Zaragoza serían las ceremonias de apertura y clausura, el hockey, patinaje, curling, etc. Se haría un centro de saltos en Canfranc, en La Partacua sería el biathlón, etc. Tanta concreción, que llevó a más de uno a trasladar que en ese acto se estaban vendiendo "castillos en el aire", llevó a Belloch a matizar que este esquema es "provisional", porque seguirá "al pie de la letra" todas las indicaciones que le puedan hacer desde el COI y el COE.

 

El órgano que deberá determinar el proyecto es el consorcio, que precisamente ayer salió a información pública y apareció en el BOA. Sobre este órgano quedan dos incógnitas: quién lo liderará y qué papel se les dará a los municipios que tienen las estaciones de esquí y que, de momento, las grandes instituciones han dejado fuera. "Les daremos voz", aseguró Belloch.

Etiquetas