Amplían a otras pedanías de Jaca el radio de búsqueda del hombre desaparecido en Abena

La Guardia Civil coordina el dispositivo de rastreo en el que participan especialistas de distintos servicios y una veintena de vecinos y familiares de Pepe Alesón.

Pepe Aleson, vecino de Abena (Jaca) desaparecido.
Pepe Aleson, vecino de Abena (Jaca) desaparecido.
M.

La Guardia Civil ha seguido ampliando este martes el radio de zona de búsqueda de Pepe Alesón Cabrerizo, un hombre de 61 años de edad que permanece desaparecido desde el pasado viernes, cuando llegó a su casa de segunda residencia en Abena (Jaca). Se sigue barajando como principal hipótesis que al día siguiente salió a dar un paseo por el monte cercano, pero ya no regresó.

Su familia presentó el domingo por la mañana la denuncia formal de desaparición ante la Guardia Civil, que decidió poner en marcha un dispositivo para tratar de localizar al hombre. 

Según han informado fuentes de la Comandancia de Huesca, en las labores de rastreo han participado este martes patrullas de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Jaca, dos patrullas de Protección de la Naturaleza, el Destacamento Fiscal y de Fronteras, la Unidad Aérea, especialistas del Greim de Jaca, tres guías caninos con perros de búsqueda y localización de personas, dos pilotos de drones de los bomberos de la Diputación Provincial de Huesca, cuatro voluntarios de Protección Civil de la Comarca de la Jacetania, dos miembros de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), cuatro agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón y una veintena de vecinos y familiares del desaparecido. 

Tras haber peinado durante los dos primeros días los alrededores más próximos al pueblo de Abena, este miércoles se ha extendido el perímetro a otras pedanías de Jaca y montes próximos

Como explicó su hija, María, el viernes por la tarde, su padre viajó solo desde Zaragoza, donde reside habitualmente, hasta Abena ya que pasó su infancia y su juventud en Jaca y los fines de semana y en vacaciones se suelen trasladar a este pueblo en el que compraron una casa de segunda residencia. Su mujer no le pudo acompañar porque tenía un examen.

Se dejó el móvil cargando en casa, de ahí que deducen que tenía intención de regresar pronto. No obstante, sí han echado en falta entre sus enseres personales una cámara de fotos que suele utilizar para fotografiar plantas y pájaros ya que es profesor de Jardinería. Están seguros de que se fue andando ya que la moto y el coche estaban aparcados en casa. Su hija aseguró que «se conoce muy bien la zona porque lleva muchos años aquí».

Pepe Alesón Cabrerizo tiene 1,80 metros de estatura, complexión delgada, calvicie parcial y ojos castaños. Además, llevaba una mochila de color negro. 

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión