Huesca
Suscríbete por 1€

Sariñena reanuda doce años después las obras de ampliación de la residencia para crear 50 nuevas plazas

La primera fase supone una inversión de 1,2 millones de euros, de los que 500.000 serán aportados por el Gobierno de Aragón y 700.000 por el consistorio, donde se incluyen los fondos conseguidos con la venta de propiedades legadas por varios internos.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
P.P.A.

"Un sueño cumplido". Así ha definido la consejera aragonesa de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, la reanudación de las obras de ampliación de la residencia municipal de Sariñena, que ya están en marcha y que permitirán crear 50 nuevas plazas.

Por la falta de recursos, el proyecto, que se inició en 2006, quedó paralizado hace casi doce años y por fin, ha podido retomarse, con una inversión inicial de 1,2 millones de euros. Durante su visita, la consejera aragonesa ha asegurado sentirse "emocionada", al sentirse parte de la recuperación de uno de los centros más golpeados por la pandemia. De hecho, fue el primero en cerrar sus puertas en Aragón, confinando a internos y trabajadoras al detectarse un importante brote de covid-19 en marzo de 2020. "Nunca -ha dicho- podremos agradecer lo suficiente el esfuerzo que realizaron las trabajadoras, entregadas a la labor de proteger vidas con valentía y generosidad".

La fase recién iniciada permitirá concluir la primera planta del inacabado edificio, donde se sitúan las nuevas habitaciones, 23 dobles y 4 individuales, lo que se traduce en 50 plazas. La estructura ya estaba finalizada. Ahora, los trabajos se centran en adaptar los sistemas de climatización e iluminación a la normativa actual así como en el acondicionamiento interior de cada espacio. También se llevará a cabo su equipamiento. Con las nuevas plazas, la residencia municipal de Sariñena alcanzará las 93, lo que garantizará su viabilidad.

Las obras recién iniciadas, que han sido adjudicadas a la empresa local Albas Tierz Constructora S.L., deben finalizar el próximo mes de octubre. Del total de la inversión, 500.000 euros son aportados por el departamento aragonés de Ciudadanía y Derechos Sociales, a través de la convocatoria de subvenciones con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y los otros 700.000 por el Ayuntamiento de Sariñena, donde se incluyen los fondos recaudados con la venta de las propiedades que varios usuarios de la propia residencia dejaron en herencia al consistorio con el deseo explícito de que sirvieran para completar las obras. En total, fueron vendidas dos viviendas y dos parcelas rústicas que sumaron unos 250.000 euros.

A la fase en marcha, restará sumar otras dos. La segunda estará dirigida a la modernización de la residencia actual y la tercera, al acondicionamiento de los equipamientos del nuevo edificio como la lavandería o la cocina, que están situados en la planta inferior. Según ha explicado el alcalde de Sariñena, Juan Escalzo, la idea del consistorio es dejar las dos primeras listas en 2023. Para ello, una vez concluyan los trabajos actuales, trasladarán a los internos al nuevo edificio y de este modo, el viejo quedará libre para su completa remodelación.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
P.P.A.

En su intervención, el primer edil también ha recordado los duros momentos vividos durante el brote de covid-19 registrado en la residencia municipal, agradeciendo el apoyo de la propia consejera aragonesa y en general, del conjunto de las instituciones, que, según ha descrito, fue vital a la hora de "dar aliento desde fuera a los que luchaban desde dentro". También reconoció con emoción el "titánico" trabajo de toda la plantilla.

María Victoria Broto ha insistido en ese mismo mensaje al "agradecer" a vecinos, internos, trabajadoras y responsables políticos el esfuerzo realizado durante la pandemia, que "fue especialmente dura en Sariñena". "Sin manual de instrucciones fue necesario echar mano del trabajo, el compromiso y el cariño de todos para hacer frente a la complicada situación", ha reiterado.

La consejera aragonesa también ha recordado que los fondos europeos habían dado una nueva oportunidad a la continuidad de este proyecto, que, tal y como ha señalado, es fruto de la perseverancia el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sariñena y del compromiso del Gobierno de Aragón. En este sentido, y una vez pasado lo peor de la pandemia, ha reiterado que ver la reanudación de estas obras es un "sueño cumplido".

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante su visita a las obras recién retomadas.
Ainhoa Valladolid

Tras la visita a la residencia, María Victoria Broto se ha trasladado al nuevo centro de día creado en Sariñena y situado en el antiguo albergue juvenil, el mismo que durante la pandemia sirvió como espacio de recepción de los internos que resultaron afectados por el brote de covid-19 y que lograron vencer la enfermedad. La consejera aragonesa ha sido la encargada de cortar la cinta inaugural del nuevo equipamiento, que oferta el servicio de centro de día así como un programa de promoción de la autonomía personal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión