Huesca
Suscríbete por 1€

El 'Punchacubas' regresa con fuerza y reúne a 500 personas en Aínsa, con los chefs de El Callizo entre los voluntarios

Treinta y tres vinateros igualan el récord de participación de ediciones pasadas en una Feria del Vino Artesano con más de diez años de trayectoria.

Los chefs de El Callizo colaborando en la preparación de la comida.
Los chefs de El Callizo colaborando en la preparación de la comida.
Ayto. Aínsa-Sobrarbe

La Feria del Vino Artesano 'Punchacubas' ha vuelto este sábado a llenar la plaza Mayor de Aínsa tras un año de parón a causa de la pandemia. Desde las 11.00, momento del encendido de la hoguera, y especialmente a partir de las 19.00, con la cata, multitud de visitantes han podido disfrutar del entorno y probar exquisitos platos tradicionales como el cocido de anís o las sopas de ajo frito. En su elaboración participaron durante la mañana y junto a los numerosos voluntarios Josetxo Souto y Ramón Aso, los chefs del restaurante El Callizo, con una estrella Michelín.

En total, 33 vinateros aportaron este año sus producciones al jurado popular. La cifra, que iguala el récord de ediciones pasadas, la componen artesanos del vino de una quincena de localidades de la comarca como Guaso, Coscojuela de Sobrarbe, Arro, Abizanda o el Pueyo de Araguás. También se ha contado con la presencia de un vino de la Comarca de Somontano procedente, concretamente, de Hoz de Barbastro.

Público alrededor de la hoguera encendida en la plaza Mayor de Aínsa.
Público alrededor de la hoguera encendida en la plaza Mayor de Aínsa.
Ayto. Aínsa-Sobrarbe

El primer premio se lo llevó Ramón Bardají, vecino de Banastón. En segunda y tercera posición quedaron José María Chéliz y Casa Buerba, de Aínsa. El Jarro de Honor, en reconocimiento a su larga trayectoria como productor, fue para José María Solano, vecino de El Soto. Las 400 copas entregadas al comienzo de la tarde y los 220 tickets de cena vendidos dan fe del gran atractivo de esta feria, por la que se calcula que pasaron a lo largo de toda la jornada alrededor de 500 personas.

La meteorología cumplió con su parte para que el encuentro se alargarse hasta bien entrada la noche. El calor del fuego, la buena compañía, Los Músicos del País (Valle de Chistau) y el caldo o la carne a la brasa invitaban a saborear sin prisa el primer gran evento de la temporada de invierno en Aínsa. Desde la organización, la concejala Susana Pérez agradece la implicación a todos los voluntarios y destaca la figura de José Antonio Murillo, que "ha estado muy presente en nuestros recuerdos en un día como hoy".

Demostración del funcionamiento de una antigua prensa de vino.
Demostración del funcionamiento de una antigua prensa de vino.
Ayto. Aínsa-Sobrarbe

Una tradición con siglos de historia

Cuentan que tiempo atrás la elaboración casera del vino era una seña de identidad de la cultura de la comarca de Sobrarbe y una actividad económica de gran relevancia en la zona. Cada año, las casas que se dedicaban a esta faena pinchaban el barril de la cosecha que correspondiera e invitaban a vecinos y amigos a disfrutar de un buen rato de convivencia. De ahí el nombre de 'Punchacubas' y de esta tradición que, con carácter de fiesta anual desde hace más de diez años, regresa a la plaza de Aínsa para congregar a turistas y vecinos alrededor de una gran hoguera. 

La jornada, organizada por el Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, contó con la colaboración de las Asociaciones Arto-Un Paso Atrás, Mujeres El Eco y Vinateros de Sobrarbe. Alrededor de 20 personas hicieron posible que esta feria retomara la senda con fuerza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión