Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Costa más desconocido: un joven orgulloso, humilde y malhumorado

Un libro con textos autobiográficos muestra los secretos del alma del pensador, al que el Instituto de Estudios Altoaragoneses ha dedicado un espacio en el 175 aniversario de su nacimiento.

Retrato de Joaquín Costa
Retrato de Joaquín Costa
Archivo Heraldo

Verano de 1868 en Barbastro. Joaquín Costa (Monzón, 1846-Graus, 1911), con solo 21 años, atraviesa una profunda crisis personal. A su pesar había abandonado Zaragoza y también sus aspiraciones de alistarse como soldado en la guerra de Puerto Rico. Su padre lo envía con un pariente a poner en marcha una máquina de extracción de grasas, una empresa fallida. En este contexto, el  joven Costa plasma por escrito los secretos de su alma en unos cuadernos autobiográficos, rescatados ahora por Juan Carlos Ara, profesor de la Universidad de Zaragoza, en el libro titulado 'Nosce Te Ipsum' ('Conócete a ti mismo').

La publicación se presentará en la Feria del Libro, pero Ara ha ofrecido este miércoles un anticipo en el Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA), donde se ha inaugurado el Espacio Costa, un día después de cumplirse el 175 aniversario del nacimiento del aragonés universal. Aquí se muestran sus fondos bibliográficos, incluidas primeras ediciones de la ingente obra costista, y está situado junto a otra sala abierta hace unos meses dedicada a otro oscense ilustra, Ramón J. Sender. También se pueden ver curiosidades, como la toga y el birrete de notario, una carta de Ortega y Gasset o la medalla otorgada por la Universidad de Zaragoza

'Nosce Te Ipsum' es un complemento de las memorias editadas en 2011 y va más allá de estas al indagar en su perfil a través de lo que él piensa sobre si mismo. "Reconoce su mal genio, ataques de ira, un fondo humilde y orgulloso...", ha explicado Ara. La edición no fue fácil, porque tenía una letra "endiablada" y existen muchos caracteres de criptogramas que ha habido que descodificar.

Jeroglíficos y escritura secreta

Costa empezó a escribir los cuadernillos a la vuelta de la Exposición de París. Con la etiqueta de 'reservado', formaban parte del legado que se llevó su hija Pilar Antígone a Barcelona tras el reparto de la herencia. "Conocedor pudoroso de lo que contaba allí, con jeroglíficos y caracteres de escritura secreta, escribió: 'No leaís el secreto de mi alma'. Lo que se encuentra aquí es el secreto del alma de Costa, ni más ni menos, lo que opinaba de sí mismo y consideraciones de lo más curiosas".    

"Es un viaje por las galerías interiores de Costa", ha dicho el director del IEA, Alberto Sabio. Se ha difundido mucho su obra, pero estos escritos ayudan a entender el personaje. "Tenía un carácter endiablado, estaba siempre enfurruñado, un poco narciso...", ha añadido. Se habla también de sus lecturas, que revelan su pasión por Julio Verne. 

Inauguración del Espacio Costa, con Juan Carlos Ara, Elisa Sancho y Alberto Sabio.
Inauguración del Espacio Costa, con Juan Carlos Ara, Elisa Sancho y Alberto Sabio.
Rafael Gobantes

Sobre su pensamiento y cómo ha llegado hasta nosotros, Sabio lamenta que sea "más citado que conocido, más invocado que leído y muchas veces tergiversado, manipulado, instrumentalizado e incluso en algunos casos arrumbado en el olvido". Ha invitado a quien quiera profundizar a consultar los fondos y conocer de primera mano su obra. Junto al Espacio Costa, en la planta noble del edificio de la calle del Parque, y al libro, el IEA conmemora también el 175 aniversario con la publicación del número 33 de la revista Joaquín Costa, que inicia una nueva etapa y recoge un epistolario del pensador.    

El Espacio Costa insiste en aquellos aspectos de su pensamiento más actuales, como la educación, que él entendía como una enseñanza integral, para hombre y mujer; su europeísmo (salió al extranjero con una beca de la Diputación); o las viviendas de alquileres baratos. Sabio ha recordado que el polígrafo altoaragonés aspiraba a que España tuviese un régimen europeo de libertad y un sistema parlamentario. Ha pedido que no se manipulen las ideas de este "republicano laico", tergiversadas por algunos que lo consideran "un precursor de regímenes dictatoriales o incluso un prefascista". "Hay partidos de ultraderecha que realizan sus actos al pie de los monumentos a Joaquín Costa". 

Otra tergiversación respecto a sus ideas, en opinión del director del IEA, tienen que ver con la política hidráulica y los embalses. "No se puede utilizar a Costa para legitimar cualquier tipo de intervención en el territorio y en el paisaje. Defendía la transformación del secano en regadío, pero nunca conoció la energía hidroeléctrica ni el hormigón armado".  

La vicepresidenta de la Diputación de Huesca, Elisa Sancho, ha anunciado la remodelación de la fachada del edificio del IEA y ha asegurado que se está pensando en habilitar más espacios para otros altoaragoneses ilustres.   

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión