Huesca
Suscríbete

¿En qué municipios del Pirineo se producen más inundaciones?

Un estudio constata 37 episodios en tres décadas, desde la destructiva riada que inundó Fraga en 1982 hasta la que aisló Benasque en 2013.

Carmen Llasat
Carmen Llasat
M.V.

Las inundaciones en el Pirineo se repiten con cierta frecuencia, más en unos municipios que en otros. Un estudio cuantifica 37 episodios entre 1981 y 2015, cinco de ellos catastróficos, con 97 fallecidos, la mayoría en el campin Las Nieves, pero también hay víctimas por crecidas súbitas en la actividad del barranquismo.

El análisis de la tendencia no muestra un aumento de las inundaciones en los últimos treinta años, afirma Carme Llasat, profesora de la Facultad de Física de la Universidad de Barcelona y miembro del Grupo de Análisis de Situaciones Meteorológicas Adversas (GAMA), responsable del estudio de inundaciones realizado dentro del proyecto Piragua de evaluación de los recursos hídricos del Pirineo en un contexto de cambio climático, financiado con fondos europeos y liderado por el CSIC en Zaragoza. “Esto no está reñido con el hecho de que episodios de lluvia torrencial como la de Biescas no se vuelvan a producir. Todo lo contrario, los modelos climáticos apuntan a un aumento de la intensidad y frecuencia de lluvias intensas como consecuencia del calentamiento global. Baste observar lo que desgraciadamente ha sucedido en Alemania y Bélgica recientemente”, añade.

"En Biescas la gente murió porque falló la parte de prevención"

Esta mayor frecuencia exige una mayor prevención, según esta especialista. “En Biescas la gente murió porque falló la parte de prevención, porque se estaba ocupando una zona altamente inundable con un riesgo elevadísimo. Y como se puede ver en el caso reciente de Alemania, ha habido tantos muertos porque no ha habido una buena gestión de la emergencia”.

Bielsa, el municipio con más episodios de inundaciones

El municipio de Aragón con más episodios de inundaciones es Bielsa (Cinca), con 15, seguido de Benasque y Graus (Ésera), con 9 cada uno. También destaca la franja formada por Jaca, Sabiñánigo, Boltaña y Aínsa-Sobrarbe, donde oscilan entre 6 y 8. En Tella-Sin y de Plan, río abajo después de Bielsa, se han registrado 6.

Desbordamiento del Cinca en 1982

La inundación más grave del periodo analizado se produjo en noviembre de 1982. Las aguas desbordadas del Cinca causaron cuantiosos daños en la ribera. Los embalses de Mediano y El Grado redujeron la crecida pero no evitaron que el nivel del río subiera casi 6 metros al llegar a Fraga. La estampa era de calles cubiertas de agua, cuantiosos daños a la agricultura y familias aisladas en zonas rurales. Fue un episodio generalizado: en la cabecera, las localidades del valle de Gistaín también se quedaron incomunicadas; y la avenida del Ésera obligó a realizar evacuaciones en Benasque, donde 30 años se repetiría.

Susto del Aragón en 2012

Otro río del Pirineo, el Aragón, dio algo más que un susto en octubre 2012. En este valle las fuertes lluvias provocaron una crecida que arrasó lo que encontró a su paso, incluyendo varias viviendas de una urbanización de Castiello de Jaca pegada al río, y algunos tramos del Camino de Santiago.

No había pasado ni un año cuando una tormenta perfecta con lluvias torrenciales durante 24 horas, entre el 17 y el 18 de junio de 2013, descargó 260 litros en el refugio de la Renclusa, en Benasque. A ello se sumó un deshielo acelerado por el arrastre de nieve con las precipitaciones y el calor, y con el suelo incapaz de absorber más agua en una primavera húmeda. El Ésera se revolvió con toda su furia y dejó aislado el valle, provocando el desalojo de 400 personas y cuantiosos daños materiales en Benasque, Castejón de Sos, Sahún, Sesué y Villanova. Afortunadamente sin víctimas.

El episodio de lluvias de Biescas no fue excepcional en cuanto a la cantidad de precipitación, ni en comparación con otros episodios acaecidos en Aragón, señala Carme Llabat. Los estudios posteriores sobre información del radar meteorológico y de los efectos geomorfológicos e hidrológicos así lo determinaron. Las precipitaciones apenas superaron el período de retorno de 50 años. Ese mismo día se registraron lluvias muy intensas en otras zonas, donde la cantidad acumulada fue superior.

¿Qué pasó en Biescas?

“El Pirineo aragonés ha registrado lluvias más intensas en otros episodios, como en noviembre de 1982, para el que se superaron los 200 l/m2. ¿Qué es por tanto lo que pasó en Biescas? Lo excepcional en Biescas fue el poco tiempo en que se recogió esa precipitación, la mayor parte en menos de dos horas, produciendo unas inundaciones súbitas que se lo llevaron todo por delante”, señala la especialista. “Lo segundo fue la construcción del campin en un cono de deyección, en el que además no se había realizado un mantenimiento de las obras de prevención de inundaciones. Se trataba de una zona de muy alto riesgo”.

Ella misma se pregunta qué habría pasado si la riada se hubiese producido el 7 de agosto de 2021. “Es cierto que habría mejorado la predicción meteorológica, es cierto que la gestión de emergencias ha mejorado, pero ¿habría dado tiempo evacuar el campin? ¿habrían sabido como actuar las autoridades locales y regionales? Y ¿habrían hecho caso los acampados?”. Opina que quizá las recientes y trágicas inundaciones en Alemania y Bélgica sirvan para mirarse en el espejo. “El campin Las Nieves ya no está, pero siguen quedando campines en ubicaciones similares. ¿Volveremos a tener un Biescas en un escenario de cambio climático que apunta a que episodios como ese sean más frecuentes e intensos?”, se pregunta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión