fiestas de san lorenzo 2020

Los vecinos del centro: "Me molesta más el silencio del día 16 de agosto que el ruido de las fiestas debajo de mi casa"

María Rosa del Valle, comerciante y exedil afincada en Huesca hace 51 años, entiende que "es mejor prevenir que curar".

María Rosa del Valle, junto a dos de sus nietos, en el balcón de su casa con vistas al Coso Alto.
María Rosa del Valle, junto a dos de sus nietos, Olivia y Eloy, en el balcón de su casa con vistas al Coso Alto.
Verónica Lacasa

Llegó a Huesca hace ya 51 años desde su Barcelona natal junto a su marido Jesús Riba, fallecido en 1997, y aún se acuerda del primer San Lorenzo que vivió en 1969. "Recuerdo paso por paso todo lo que hice aquel año porque se me quedaron grabadas. Me emocioné mucho porque en una ciudad grande no se viven tanto las fiestas como en un lugar pequeño", destaca María Rosa del Valle.

Esta comerciante y exconcejala se considera una "privilegiada" porque ha tenido su trabajo, la heladería Los Italianos en el Coso Bajo, y su casa, en el Coso Alto con los Porches, justo en el corazón de las fiestas. "De hecho, me molesta más el silencio del 16 de agosto que el ruido por tener las fiestas debajo de casa porque tengo la suerte de dormir igualmente por mucho que oiga las verbenas de López Allué", dice.

Es una enamorada de San Lorenzo, aunque por su trabajo ha podido disfrutar "muy poco". Aun así, ha tenido una panorámica de lujo desde sus balcones. "El día 9 y la procesión no las he podido ver muchos años por tener que trabajar, pero el día 15 sí que hacía todo lo posible por no perderme la ofrenda". Hace cinco años, sin embargo, se jubiló y desde entonces disfruta "del ambiente, del barullo de las charangas y de todos los actos" desde esa primera línea del Coso.

De todos esos sonidos, asegura que el que le pone "los pelos de punta" es la música y los golpes de las espadas y los palos de los Danzantes. "Aunque no sea de Huesca, me emociono cada vez que los oigo porque es un sonido que contagia", señala.

María Rosa del Valle ha tenido responsabilidades políticas (estuvo en la Corporación municipal de 1999 a 2003 con el PP) y empatiza con la decisión que tomó el equipo de gobierno del PSOE, con el consenso de todos los demás grupos, de suspender las fiestas. "Ha debido ser difícil pero ante la duda siempre es mejor prevenir que curar. Era una gran responsabilidad porque si se hubieran celebrado y hubiera habido rebrotes... Lo han hecho bien por mucho que nos duela no poder disfrutar este año", opina.

Espera, además, que esta circunstancia haga que los oscenses vivan este año el espíritu de San Lorenzo "de otra manera". "Ojalá sea solo una cosa puntual y que en 2021 podamos celebrar las fiestas por todo lo alto si tomamos precauciones este año".

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión